“Queda demostrado lo que veníamos defendiendo desde hace tiempo, con iniciativas debatidas y aprobadas en el Pleno de Diputación: la posibilidad de reinvertir el superávit de las entidades locales sólo dependía de voluntad política, sin impedimento legal alguno”. Ésta es una de las reflexiones expresadas por la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, al término del encuentro convocado por la Federación Española de Municipios y Provincias y que ha movilizado a centenares de representantes de Ayuntamientos, Diputaciones, Consells insulares, Cabildos y Federaciones territoriales de municipios.

El presidente de la FEMP, Abel Caballero, ha explicado los resultados de la reunión que mantuvo el día anterior con el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. En ese balance destaca el compromiso, por parte del ejecutivo estatal, de facultar a las entidades locales para que puedan reinvertir el superávit del ejercicio anterior en la financiación de nuevas inversiones. Una posibilidad que se concretará, en un plazo de 15 ó 20 días, a través de un Real Decreto. “Hasta ahora –según ha recordado Irene García- se nos aseguraba desde el Gobierno de España que esa reinversión estaba condicionada a la aprobación de los Presupuestos del Estado. Desde las entidades locales siempre reivindicamos que con un decreto se podía hacer factible dicha reinversión; que era, por tanto, un ejercicio de decisión política. El compromiso del ministro nos da la razón”.

Irene García recuerda que –pese a las limitaciones estatales- Diputación ha conseguido activar dos ediciones del Plan Invierte, que se nutre precisamente de remanentes de tesorería positivos. Dos ediciones que suman 24 millones de euros con incidencia en la “generación de actividad económica y en la creación de empleo” en los 44 municipios de la provincia de Cádiz. “Desde la FEMP –destaca la presidenta de la Diputación gaditana- queremos que se amplíe la tipología de las inversiones para que redunden en los aspectos prioritarios requeridos por cada localidad”. Hasta ahora el destino de los fondos se constreñía a las denominadas inversiones financieramente sostenibles; un concepto que se queda corto en función de las necesidades de unos municipios “que demandan planes de empleo o la mejora de servicios públicos básicos”.

La presidenta de Diputación ha valorado el resto de planteamientos esgrimidos por Abel Caballero y que el titular de la FEMP expuso ante Cristóbal Montoro: la flexibilización del techo de gasto “que hasta ahora ha frenado inversiones”; la eliminación de las tasas de reposición en la incorporación de personal; “y la exigencia de renovar la financiación local, en un marco de respeto institucional tal como se hace con las comunidades autónomas, y que depare un sistema que aporte suficiencia económica y garantías a las entidades locales”.

Compartir con: