Guardia Civil ha intervenido en la localidad de Tarifa un total de 28 fardos de hachís, con un peso aproximado de 957 kilogramos, en el marco de un dispositivo contra el narcotráfico establecido por la Comandancia de Algeciras.


La Central Operativa de Servicios (COS) detectó la madrugada del pasado lunes, mediante el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), una embarcación semirrígida navegando en las inmediaciones del paraje denominado carril Villanueva, en el término municipal de Tarifa, la cual había intentado arribar a tierra en dos ocasiones.

Ante la sospecha de que dicha embarcación pudiera portar fardos de hachís, la central COS activó el correspondiente dispositivo a efectos de reprimir tales actividades, en el que participaron diversas patrullas pertenecientes a la Compañía de Tarifa.

Sobre las 06:20 horas, una de las patrullas de la Guardia Civil divisó desde la costa dicha embarcación y comunicó que ésta se encontraba tocando tierra al resto de unidades desplegadas en el dispositivo, las cuales se trasladaron inmediatamente hasta aquel lugar.
A la entrada del acceso al carril Villanueva, la patrulla se cruzó con un todoterreno que, ignorando las señales acústicas y luminosas de detención, embistió intencionadamente de forma frontolateral contra el vehículo oficial y continuó su huida hacia la carretera N-340, siendo seguido por otras patrullas.

Como consecuencia del impacto recibido, los agentes actuantes sufrieron diversas lesiones, debido a las cuales han causado baja para el servicio.

Por otra parte, se observó en la playa una embarcación que emprendió su marcha hacia alta mar, así como un número indeterminado de personas que huyeron al apercibirse de la presencia de las patrullas. Además se aprehendió unos 6 fardos de hachís en la arena.

Tras rastrear las inmediaciones, se encontró a un individuo, con actitud huidiza, vestido con ropa de color negro, manipulando un terminal móvil, que fue detenido ante los claros indicios de su participación en las actividades ilícitas descritas.

En su huida por la N-340, el todoterreno fue seguido y posteriormente interceptado por patrullas de la Guardia Civil a unos 500 metros de la zona denominada ‘Llano amarillo’, sin que se pudiera detener en ese momento a su conductor, quien huyó a través de la maleza.

Respecto al vehículo, marca Toya Land Cruiser, abandonado por el conductor en su huida, tenía placa de matrícula falsa y se encontraba sustraído. En su interior, la Guardia Civil halló 22 fardos de hachís, que sumados a los otros 6 encontrados en la playa arrojan un peso aproximado de 957 kilogramos.

Compartir con: