publicidad


Operarios de Hidralia han recogido en un solo día una tonelada de toallitas de la red de saneamiento de la ciudad. Los equipos técnicos de este servicio, de la mano del Área de Desarrollo Sostenible, trabajan a diario resolviendo los atascos en la red general de saneamiento provocados por este tipo de residuos y, durante todo un día, tuvieron que solventar los problemas procedentes de los atascos que producen las toallitas que se desechan por el inodoro en vez de tirarse a la basura.

publicidad


Así sustrajeron de la red un total de 1.000 kilos de toallitas húmedas, que se han convertido en sustitutas del papel higiénico, pero que no se trata de un desecho biodegradable y, como consecuencia, se acumula en la red de saneamiento, provocando graves perjuicios a la misma.

De hecho, a lo largo de 2019 en San Fernando se han recogido más de 200 toneladas de este tipo de residuos sólidos (entre los que se encuentran también bastoncillos, papeles, pañales o tampones). Unos desechos que, como se quiere alertar desde el Ayuntamiento en el marco de la lucha contra el cambio climático y la acción por el clima, pueden provocar un mal funcionamiento del servicio y se convierten en un grave daño al medio ambiente de la ciudad, puesto que estos elementos tardan más de 500 años en desaparecer.

Al año, se realizan en San Fernando unas 300 intervenciones sobre las estaciones de bombeo (estos desechos bloquean las bombas de impulsión) y la red general de alcantarillado, con un coste superior a los 300.000 euros anuales.