publicidad


El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la Delegación de Mantenimiento Urbano, ha iniciado trabajos de mantenimiento en el pretil del campo del Sur que consisten en la reparación y tratamiento de paramento interior del muerete. Esta actuación, que cuenta con un presupuesto de 50.000 euros, tendrá un plazo de tres semanas y se realizará por fases para disminuir las molestias a los usuarios de la zona.

publicidad


El concejal de Mantenimiento Urbano, Martín Vila, ha explicado que “después de que el pasado invierno, cuando se comenzaron los trabajo de pintura, comprobáramos que debido al alto grado de humedad el pretil y su exposición al agua, la pintura se desprendía en pocos días, se optó por paralizar los trabajos, esperar a la época estival para que el muro se secara, y mientras, estudiar el tratamiento adecuado para esta intervención”.

En esta línea, lo primero que ha destacado Martín Vila de las circunstancias del pretil “es el mal estado del paramento exterior del mismo, que provoca la continua entrada de agua, tanto de lluvia, como del mar cuando azotan los temporales”. Esta circunstancia, ha explicado, provoca la entrada de gran cantidad de agua por el trasdós del muro, que sumado a la sal, propician la falta de adherencia al soporte de los revestimientos y su disgregación y posterior desprendimiento.

Para estudiar el tratamiento más adecuado, Vila ha señalado que “se ha realizado el picado del revestimiento actual en distintas zonas, se ha verificado la variedad de materiales que forman la fábrica del muro, así como la existencia de varias capas superpuestas de distintos tipos de revestimientos y pinturas poco transpirables en superficie”.

En estas pruebas “se pudo comprobar que la mayor parte del revestimiento interior del muro se encontraba disgregado y se valoró la imposibilidad de mantenerlo y actuar sobre él” De esta manera, “tomándose como criterio principal que la actuación tuviese cierta garantía de pervivencia en el tiempo, y teniendo en cuenta la gran extensión de superficie a tratar, se han estudiado dos tipos de soluciones” ha añadido.

La primera, donde el muro se mantiene en mejor estado, será el resanado de grietas y el posterior pintado con pintura transpirable con base a la cal. Y la otra solución, y mayoritaria en dicha actuación, será el picado de los revestimientos desprendidos, saneados de oquedades existentes en el muro y posterior aplicación de un revestimiento de mortero de cal hidráulica con puzolana.

El concejal de Mantenimiento Urbano ha explicado que ”tras valorarse las distintas opciones se ha decidido aplicar este tipo de revestimiento por ser un material flexible, muy transpirable, y que respeta y es acorde con los materiales originales del muro”.