publicidad


La velocidad ya sea excesiva (por encima de los límites legalmente establecidos) o inadecuada (dentro de los límites pero sin ajustarse a las condiciones de la vía, vehículo o conductor) es el componente fundamental que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en casi de accidente de tráfico.

publicidad


En 2017 fallecieron 400 personas en carreteras en accidentes en los que la velocidad fue uno de los factores concurrentes.

En la provincia de Cádiz, en el año 2018, en 9 de los 19 accidentes mortales que se produjeron en autopistas y autovías la velocidad fue factor concurrente.

Por este motivo y porque concienciar a los conductores de que respeten los límites de velocidad establecidos es esencial para reducir la siniestralidad, la Dirección General de Tráfico va a intensificar la vigilancia de la velocidad en las principales autovías y autopistas de la provincia de Cádiz durante las próximas semanas.

Esta intensificación ha comenzado en la mañana del 11 de marzo en la carretera AP-4 donde los agentes del Subsector de Cádiz de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil  han controlado 2.622 vehículos, denunciando a 113 por exceso de velocidad.

La OCDE en su último informe “Velocidad y riesgo de accidente” analiza las experiencias realizadas en 10 países del mundo (entre ellos Dinamarca, Francia, Noruega y Suecia) después de poner en marcha cambios en los límites de velocidad o implementar  programas de vigilancia de radares. En dicho estudio se constata que a mayor velocidad, mayor número de accidentes y víctimas, mientras que un descenso de la velocidad se acompaña de un descenso de la siniestralidad.