Realizadas por los indicativos de la Brigada de Seguridad Ciudadana  en el marco de los dispositivos para la represión del tráfico de drogas y el contrabando

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en La Línea de la Concepción a tres  personas y han incautado un total de 11500 cajetillas de tabaco de contrabando, 1150 litros de combustible para narcolanchas y un vehículo 

En la tarde del pasado 18 de febrero  en los dispositivos establecidos para la prevención de las actividades de logística y aprovisionamiento de combustible los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana  dieron el alto a un vehículo cuyo conductor, el cual hizo caso omiso y de dio a la fuga. Por todo ello se inició un seguimiento que culminó con la detención de su conductor y su acompañante menor de edad. En el interior del vehículo portaba la cantidad de 20 bidones de combustible, con un total de 500 litros, poniendo en peligro en la persecución tanto a viandantes como a los conductores y pasajeros de otros vehículos por lo que ambos fueron detenidos como presuntos autores de los delitos de  resistencia y desobediencia, contra la seguridad vial y estragos. En otras dos actuaciones más, fueron intervenidos 26 bidones  con  650 litros.

Contrabando de tabaco

Además de la  lucha de la Policía Nacional  contra el tráfico de drogas y las actividades conexas, se continua realizando dispositivos dirigidos para la  prevención y represión del contrabando de tabaco. En una de las vigilancias  realizadas el 18 de febrero se detectó un desembarco de dicha sustancia procedente de Gibraltar, cuyo cargamento fue transportado en cajas e  introducido en una vivienda de la calle Este. Por todo ello los agentes intervinieron y realizaron  la aprehensión de  7500 cajetillas de tabaco de diversas marcas. Una persona fue detenida como presunta autora de un delito de contrabando. En otras dos actuaciones más fueron intervenidas 4000 cajetillas, contabilizándose un total de 11500 cajetillas de contrabando intervenidas.

Riesgo para la circulación 

En los diferentes dispositivos establecidos se advierte nuevamente del peligro que conlleva transportar dichas cantidades altamente inflamables en el interior de vehículos no habilitados para dicho transporte y el peligro que supone para el resto de viandantes y vecinos  ante el riesgo de posible explosión dado los gases que acumula así como su transporte sin observar la más mínima medida de seguridad.