loteria ilegalLa Unidad de Policía adscrita a la Junta ha intervenido en el marco de una operación desarrollada ayer en Facinas (Tarifa) un total de 7.580 boletos de lotería ilegal de la ORDA (Organización Regional de Discapacitados de Andalucía), organización no autorizada por la Junta de Andalucía para la celebración, organización y distribución de un sorteo paralelo al de la ONCE.

En este caso, se da la circunstancia de que esta organización que ha vuelto a operar ya fue desmantelada por los agentes del Área de Juego de la Unidad de la Policía Adscrita en febrero del 2010, lo que motivó que existan abiertas diligencias previas por este motivo en los Juzgados de Algeciras.

La nueva actuación tuvo lugar ayer cuando agentes de Algeciras y Cádiz pertenecientes al Área de Juegos de la Policía adscrita a la Junta interceptaron en la pedanía de Facinas al distribuidor de esta organización de la zona del Campo de Gibraltar y de la Janda (con las siglas A.F.P. y de 64 años de edad) cuando se disponía a iniciar el reparto de los boletos ilegales de esta lotería para los días 21 al 27 de abril.

El distribuidor llevaba en su poder los 7.580 boletos que iban a ser puestos a la venta por 17 vendedores de las localidades de Facinas, Tarifa, Zahara de los Atunes y Barbate. Los boletos se encontraban agrupados en 17 tacos separados por gomillas, e identificados con el nombre de cada vendedor.

Todos los boletos ilegales de esta lotería se vendían al precio unitario de un euro, y los premios van desde los 6.000 euros a las cuatro cifras y la serie, coincidiendo con el sorteo del viernes de la ONCE, a los 2.000 euros a las cuatro cifras en los restantes sorteos diarios, además de otros premios menores.

Desde la Policía adscrita a la Junta han recordado que en la operación llevada a cabo en 2010, y en la que se desmanteló la organización, se les intervinieron 240.000 boletos y las planchas de impresión de dicha lotería.

No obstante, en estos últimos tiempos, tras tener conocimiento los agentes de la actividad de nuevos vendedores de este sorteo se procedió a indagar sobre la posible regeneración de la ORDA por parte de los anteriores miembros de la antigua organización. Las pesquisas han dado sus frutos, ya que se ha detectado que el distribuidor y organizador actual del sorteo, el mencionado A.F.P., ocupaba entonces el puesto de tesorero.

Las diligencias por la nueva actuación se enviarán al juzgado de Algeciras para que se incorporen a la causa ya abierta, al tiempo que podrán acarrear la correspondiente sanción por parte del Servicio de Juegos y Espectáculos Públicos de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz.

Balance de actuaciones en 2014

Las actuaciones de la Jefatura Provincial de Cádiz de la Unidad de Policía adscrita a la Junta contra el juego ilegal la sitúan a la cabeza de Andalucía en la lucha contra este tipo de sorteos, y permitieron el año pasado la intervención en la provincia de Cádiz de 136.826 boletos de distintas loterías y rifas no autorizadas. Esta cifra duplica los 75.000 cupones incautados en todo 2013.

En 2014 se han realizado 182 denuncias tanto a vendedores como a organizadores y distribuidores de las distintas loterías ilegales. Entre las organizaciones ilegales que actúan en nuestra provincia están: OID, OIDD, la Paloma, Orda, la Blanca, la Blanquita o la Tira, por mencionar las más importantes.

La Policía de la Junta desarrolla estas actuaciones junto con el Servicio de Inspección de Juego de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, y dentro del Plan de Detección y Sanción del Juego Ilegal dispuesto por la Dirección General de Juegos y Espectáculos de la Junta de Andalucía

El delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, ha recordado que esta labor de la Unidad adscrita “pretende erradicar la competencia ilegal que supone esta actividad para las organizaciones y empresas autorizadas en el sector del juego, y luchar contra el fraude que supone también para la Hacienda Pública al no pagar los impuestos reglamentarios”.

Igualmente, López Gil ha puesto el acento en el hecho de que “el juego clandestino acarrea desprotección e inseguridad tanto a las personas que trabajan como vendedores sin estar sujetas a ninguna actividad reglada, como a los compradores, a los que en muchas ocasiones les resulta muy difícil cobrar el premio porque el boleto ni es un documento legal ni presupone un premio determinado ni aporta referencia alguna de la organización del sorteo”.

Además, el delegado del Gobierno ha insistido en que “estos sorteos no autorizados tampoco abonan las tasas fiscales correspondientes, lo que aumenta el beneficio que los organizadores obtienen por la celebración de los mismos”.