publicidad


La Policía Adscrita a la Junta intervino en 2018 un total de 422.881 boletos de loterías ilegales en Cádiz, lo que supone el 63,4% de los 666.478 cupones incautados en toda Andalucía que carecían de autorización administrativa para este tipo de sorteos, según el balance anual de las actuaciones de esta unidad policial dependiente de la Consejería de Justicia e Interior.

Estas intervenciones de la Policía andaluza han sido el resultado de las investigaciones desarrolladas para el control y desmantelamiento de aquellas organizaciones que gestionan la venta y distribución de boletos y cupones para sorteos con premio en metálico sin la correspondiente autorización administrativa.

Además, los agentes de la Policía andaluza confiscaron durante el pasado año en Cádiz un total de 6.087 euros y 20.475 cartones de bingo y 252 efectos relacionados con el juego ilegal, tal como refleja el balance anual de los equipos especializados en la lucha contra el juego fraudulento en la comunidad autónoma.

En el marco de esta labor contra el juego ilegal, la Unidad de Policía Adscrita realizó también un total de 350 inspecciones en máquinas de juegos de azar, tras lo cual levantó acta de dos denuncias, decomisó un aparato y precintó otro.  

En total, el equipo del Área de Espectáculos Públicos y Juego de la Policía andaluza en Cádiz investigó el pasado año a 4 personas, denunció a 322 e identificó a 554.    

El juego es una actividad regulada por ley y su práctica está sujeta al cumplimiento de una estricta normativa. Los locales y personas que organizan actividades ilegales en este ámbito perjudican a los establecimientos y entidades que sí cumplen la legislación y suponen un menoscabo al erario público, ya que no abonan las tasas e impuestos correspondientes. Además, este tipo de actividades irregulares constituye una vulneración de las condiciones técnicas y de seguridad que deben tener este tipo de locales y también de las garantías de las personas que participan en juegos fraudulentos.

Junto a estas intervenciones, tanto la Unidad de Policía Adscrita como los inspectores de la Junta realizan funciones de vigilancia y de prevención para evitar que se cometan infracciones en este ámbito. Como parte de esta labor disuasoria, ofrecen información de la normativa vigente y de las repercusiones que conlleva su incumplimiento.