publicidad


Guardias Civiles pertenecientes a la Sección Fiscal de la Aduana de Algeciras procedieron a la detención de un ciudadano marroquí como presunto autor de un delito contra la salud pública cuando desembarcaban con un turismo procedente del puerto de Tánger.

Los Guardias Civiles del control de cabotaje, que realizaban sus labores de resguardo fiscal sobre los vehículos procedentes Tánger-Med (Marruecos), identificaron al conductor y propietario de un turismo que levantó las sospechas de los agentes, por el estado de nerviosismo y las contradicciones ante las preguntas de los actuantes. 

Por lo que procedieron a una laboriosa inspección del vehículo, apoyados por un componente del Servicio Cinológico, se constató de la existencia de varios espacios habilitados para transportar hachís, bajo las estructuras metálicas del suelo y maletero, así como de la consola de mandos.

Tras haber marcado como positivo el can detector de drogas en la zona del turismo, los agentes de la Guardia Civil procedieron a una inspección minuciosa, dando como resultado la localización en su interior de 919 envoltorios de resina de hachís que arrojaron un peso total de 505 kilogramos y un valor en mercado de más de 800.000€.

El detenido, al que se le investiga por la comisión de un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas, junto al atestado policial y la droga incautada, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Algeciras.