Redacción | La Línea.-  Agentes de la Policía Nacional han intervenido un total de 11.428 kilogramos de hachís y han recuperado 10 vehículos todoterrenos en cuatro operaciones antidroga diferentes realizadas en apenas 48 horas en La Línea de la Concepción (Cádiz). Entre los efectos intervenidos se encuentra una pistola con sus correspondientes cargadores. Las investigaciones continúan abiertas para descubrir a las personas que presuntamente han participado en los hechos y ya se ha realizado la primera detención de uno de los miembros de estas organizaciones que tras ser puesto a disposición judicial ingresó en prisión.

Agentes fuera de servicio localizan una furgoneta con 11 fardos de hachís

La primera intervención se realizó en la tarde noche del pasado día 6 de enero cuando tres policías que estaban libres de servicio se dirigían a sus domicilios. Los agentes observaron como una furgoneta que circulaba delante de ellos presentaba la parte trasera muy baja, síntoma de encontrarse cargada, lo que indujo a sospechar que la misma pudiera transportar sustancias estupefacientes. Ante tales hechos, comenzaron su seguimiento y solicitaron el apoyo de dotaciones uniformadas para detener el vehículo y comprobar la carga.

Durante el trayecto, la furgoneta comenzó a acelerar la marcha y emprendió la huida hasta que tuvo un accidente y quedo inmovilizada en la calzada, intentando el conductor huir a la carrera siendo alcanzado por los actuantes. Al comprobar la carga del vehículo, los agentes localizaron un total de 11 fardos de hachís que una vez pesados arrojaron un total de 375 Kilogramos.

Los policías procedieron a la detención del conductor y ya ha sido puesto a disposición judicial que ha decretado su ingreso en prisión.

Localizados 163 fardos de hachís y 8 todoterrenos sustraídos

En otra intervención realizada el pasado 8 de enero, indicativos de seguridad ciudadana recibieron la petición de apoyo por parte de policía local debido a que estaban siguiendo a un vehículo todoterreno que se les había dado a la fuga y el cual puede estar siendo utilizado para transportar fardos de hachís.

Los indicativos personados en la zona se cruzaron con el vehículo sospechoso, que circulaba a gran velocidad conducido por un individuo que ocultaba su rostro con un pasamontañas. Los agentes trataron de darle el alto haciendo el conductor caso omiso a las indicaciones y continuando su fuga hasta que accedió al interior de un garaje.

Los policías establecieron un dispositivo operativo en el lugar y rodearon la zona, pudiendo escuchar en el interior del garaje el murmullo de personas hablando. Tras tomar las medidas de seguridad oportunas, los agentes accedieron al interior del garaje donde pudieron comprobar cómo los individuos habían huido a través de los tejados de las viviendas colindantes.

En el registro realizado en el garaje se hallaron un total de 163 fardos de hachís, los cuales arrojaron tras su pesaje un total de 4.890 kilogramos, 8 vehículos todoterreno, todos ellos sustraídos y con las placas dobladas. Además, durante la inspección del garaje, el cual resulto ser una nave de considerables dimensiones, se localizó una pistola con dos cargadores y trece cartuchos, preparada para su uso, así como un equipo de transmisión y doce componentes del mismo. La nave-garaje, se encontraba vigilada con una cámara de circuito cerrado de televisión.

Frustrado un alijo de hachís gracias a la colaboración ciudadana

A primeras horas de la noche del 9 de enero, la Sala Operativa del 091 recibió la llamada de un ciudadano informando que se estaba produciendo un desembarco de hachís en la Playa de Levante. Hasta el lugar se trasladaron varias dotaciones policiales que observaron un vehículo sospechoso y varias personas que esperaban ocultas para alijar la droga desde la playa. Los individuos al percatarse de la presencia policial huyeron a la carrera.

Los agentes en la requisa realizada en la zona localizaron 117 fardos de hachís en un cañaveral próximo al lugar donde se habían dado a la fuga estos individuos. La sustancia estupefaciente una vez pesada arrojó un peso aproximado de 3.500 kilogramos.

Localizados 52 fardos de hachís gracias a un agente fuera de servicio

Seguidamente, y en la misma noche del 9 de enero, un agente fuera de servicio contactó con la Sala Operativa del 091 para informar que había observado la presencia de varios vehículos todoterrenos circulando a gran velocidad. El policía observó que en el interior portaban numerosos paquetes y como accedía a una nave de la localidad.

Hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones policiales donde observaron como del interior de la nave salía a gran velocidad un todoterreno cargado con bultos en su interior. Los agentes iniciaron un seguimiento sin éxito debido a la velocidad que alcanzó el vehículo huido.

Ante esta circunstancia, los agentes regresaron a la nave para realizar una inspección y hallaron dos vehículos todoterrenos, aun con el motor caliente, y apilados contra la pared un total de 52 fardos de hachís, los cuales tras ser pesados arrojaron un peso aproximado de 1.663 Kilogramos.

Compartir con: