publicidad


El agua extraída de forma ilegal se comercializaba para uso doméstico a particulares y negocios de hostelería, siendo únicamente apta para el riego en agricultura, ya que en ocasiones multiplicaba por 10 la presencia máxima de nitritos autorizada para el uso doméstico

La Guardia Civil ha investigado a 13 personas por la extracción ilegal de agua del acuífero existente entre los términos municipales de Conil y Chiclana. El principal investigado por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Cádiz, es un conocido empresario que comercializaba el agua extraída de forma ilegal mediante camiones cuba, los otros doce investigados componen el órgano rector de la comunidad de regantes del acuífero, entre los que se encontraría un hermano de este empresario. este órgano colegiado hizo oídos sordos durante años a esta práctica ilegal que esquilma los recursos hídricos de la zona. El agua extraída de forma ilegal se comercializaba para uso doméstico a particulares y negocios de hostelería, siendo únicamente apta para el riego en agricultura, ya que en ocasiones multiplicaba por 10 la presencia máxima de nitritos autorizada para el uso doméstico.

El operativo desarrollado durante varios meses por los guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Cádiz, ha podido constatar que el principal investigado por estos hechos, extraía grandes cantidades de agua

mediante el uso de camiones cuba del acuífero, que derivaba luego a su negocio para dar servicio a particulares e incluso negocios de hostelería.

Hay que tener en cuenta que del acuífero, se puede extraer agua de forma exclusiva para el riego, en labores de agricultura, y que es la dirección de la Comunidad de Regantes, el órgano colegiado encargado por la Administración competente para velar por el uso responsable y sostenible del agua, así como por la calidad, cantidad y uso del agua extraída.

Las investigaciones desarrolladas han permitido constatar que el empresario en cuestión, bien con la connivencia de su hermano, que no olvidemos es uno de los integrantes de la Comunidad de regantes, o bien por dejación de las funciones encomendadas, utilizaba este acuífero como proveedor exclusivo para un agua que luego vendía, tanto para llenar piscinas aljibes o cualquier otro uso doméstico para el que está totalmente desaconsejado.

Se ha podido conocer a través de los análisis realizados por usuarios de los servicios de esta empresa, que tras el llenado de una piscina particular, los niveles de nitritos multiplicaban por 10 los niveles máximos de nitritos que están permitidos para el uso en particulares, no siendo el agua apta ni siquiera para la higiene corporal.

Los investigados han sido puestos a disposición del Juzgado Mixto 4 de los de Chiclana de la Frontera, como presuntos autores de un delito contra los recursos naturales.