publicidad


La presidenta muestra su “frustración y decepción” ante la falta de respuesta del Gobierno autonómico a las peticiones planteadas

Irene García ha exigido al presidente de la Junta de Andalucía “suficiencia financiera” para que las diputaciones y municipios andaluces puedan afrontar las situaciones que, aun siendo competencia de la Administración autonómica, están afrontando con recursos propios desde el inicio de la pandemia por el COVID-19.

Las declaraciones de la presidenta han tenido lugar tras participar en el encuentro convocado en el Palacio de San Telmo, en Sevilla, por Juan Manuel Moreno Bonilla con los máximos responsables de las ocho diputaciones provinciales andaluzas. Esta reunión, ha recordado Irene García, se produce después de seis meses de insistencia por parte de ella misma y de sus homólogos en las distintas provincias sin que hasta el momento se hubiera obtenido respuesta por parte del presidente de la Administración autonómica.

García acudía a la reunión con el objetivo de plantear al presidente, así como a los consejeros presentes en la misma, la necesidad de coordinar actuaciones relacionadas con la gestión de la crisis sanitaria y social derivada de la pandemia por el COVID-19, así como trasladar las reivindicaciones que en materias como la atención social, el empleo, la educación, la sanidad o la reactivación económica han venido planteando a lo largo de los últimos meses los alcaldes y alcaldesas de la provincia de Cádiz. Además de esto, la presidenta ha reiterado a Moreno Bonilla la necesidad de reparar el agravio comparativo a que se ha visto sometida Cádiz después de que la Junta haya decidido “destinar unos fondos extraordinarios con los que esta provincia contaba para dar respuesta a su situación excepcional de desempleo, como es la Inversión Territorial Integrada, para una finalidad ordinaria y generalizada en el conjunto de la Comunidad Autónoma, como es el Plan Aire”.

A la vista de la respuesta del presidente de la Junta a todas estas cuestiones, la presidenta de la Diputación ha mostrado su “frustración y decepción” con la reunión, que ha servido “para poco o para nada”, según ha dicho.

García ha explicado que los presidentes provinciales han trasladado a Moreno Bonilla “la voluntad de seguir tendiendo la mano”. En ese sentido, ha manifestado que “los municipios y las diputaciones hemos estado a la altura de las situaciones que hemos tenido que afrontar en medio de una situación excepcional y lo vamos a seguir haciendo. Ningún municipio va a dejar de cumplir con la prestación de servicios públicos, pero hemos solicitado una mejor coordinación y exigimos suficiencia financiera para el desarrollo de las competencias que tienen que desarrollar los ayuntamientos. No se trata de discutir quién o cómo se tienen que llevar a cabo estas actuaciones”.

Irene García ha asegurado que, por ejemplo, desde la Diputación de Cádiz se tiene claro, porque así lo dicen los servicios jurídicos, que “las competencias en materia de excepcionalidad para atender a los centros escolares corresponden a la Junta de Andalucía, pero más allá de eso lo que pedimos son los recursos para poder acometer este tipo de actuaciones”.

En su intervención, García ha criticado que “no hemos tenido ninguna propuesta por parte del presidente. No se da cabida a las diputaciones provinciales”. Ha considerado en ese sentido que “nadie entendería que la salida a una situación como ésta se hiciera a través de la imposición del Gobierno andaluz de cara a las diputaciones. Ahora más que nunca toca ocupar el espacio que nos merecemos. Pedimos respeto institucional y respeto a los cientos de ayuntamientos de Andalucía que con escasísimos recursos están haciendo frente a una situación excepcional”.