publicidad


La presidenta valora su labor para la plena inclusión de personas con TEA y la incidencia en el empleo

La presidenta de la Diputación, Irene García, ha visitado el centro de día Alhucema de Autismo Cádiz en Puerto Real, donde ha sido recibida por su presidente, José María Sabido, la directora de Vida Adulta, Isabel del Hoyo, y otros responsables de la organización. Irene García ha realizado un recorrido por las instalaciones, y ha mantenido una reunión en que se ha hecho seguimiento a los programas de colaboración y se ha traslado el compromiso de Diputación de garantizar el apoyo a esta entidad con el fin de dar seguridad y estabilidad a su funcionamiento.  También se ha planteado la manera en que la Diputación va a contribuir a la celebración de los 40 años de vida de esta institución. También ha participado en la visita el diputado de Bienestar Social, David de la Encina, y la alcaldesa Elena Amaya.

La presidenta de la Diputación ha felicitado a la entidad por su vocación provincial y el trabajo desarrollado durante cuatro décadas, lo que considera “una oportunidad para que de la mano desarrollemos una alianza para dar visibilidad” a la realidad del autismo, y ha defendido la necesidad de “sensibilizar a la sociedad gaditana” sobre el trabajo que se desarrolla en esta entidad para la plena inclusión de las personas con trastornos de espectro autista. Irene García, además de ratificar el compromiso de la Diputación de mantener su colaboración, ha destacado la labor del personal de estos centros y la incidencia que tiene en el empleo este tipo de organizaciones. La presidenta ha informado de que que la política de la Diputación es buscar la fórmula de colaboración que permita a las organizaciones con fines sociales tener la máxima estabilidad para su funcionamiento ordinario.

Por su parte el presidente de Autismo Cádiz, José María Sabido, ha manifestado su agradecimiento por las ayudas que la Diputación ofrece a Autismo Cádiz y ha mostrado su deseo de que “en años venideros se vaya fortaleciendo esta alianza que va a repercutir en el bienestar de la sociedad”.

La Diputación colabora con Autismo Cádiz a través de dos tipos de ayudas. Por un lado a través de subvenciones para su funcionamiento ordinario y desarrollo de sus programas, que han supuesto una inversión desde 2015 de 85.032,13 euros. Además en los dos últimos años el gobierno de Irene García ha sostenido el concierto de dos plazas en centros de la entidad con un coste de 154.764,43 euros. El sumatorio de ambas representa una inversión de Diputación de unos 240.000 euros desde 2015 hasta hoy.

El crecimiento de esta entidad en 40 años ha sido exponencial. Empezó en 1979 con apenas siete familias con hijos con TEA, atendidos en dos aulas de educación especial en el Colegio Público Gadir, en Cádiz. En la actualidad cuenta con cuatro centros de atención a la infancia y a la adolescencia en Cádiz, Algeciras, Jerez y el visitado hoy en Puerto Real. Es estos dos últimos cuentan además con centro de día y residencia. Hoy en día el número de personas que atienden se ha elevado a 280 y sus familias, aunque desde la Federación Andaluza de Autismo Cádiz se defiende que este trastorno aún necesita de mayor visibilidad pues se considera que una de cada cien personas se incluye en ese grupo.

Irene García ha podido comprobar el funcionamiento del servicio de día de Alhucema, que realiza actividades que contribuyen al desarrollo de habilidades adaptativas: actividades de vida diaria como aseo, vestido o comida; talleres; o actividades de uso de la comunidad en instalaciones públicas como son la piscina, centros comerciales, tiendas o bibliotecas, entre otras. Tiene una capacidad para 36 personas, cuenta con diez profesionales de atención directa y siete de apoyo.