Redacción | Provincia.- La presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, ha hecho balance de la gestión del Gobierno que encabeza en la institución provincial cuando se ha cumplido un año desde la constitución de la Corporación. Rodeada de varios miembros de su equipo, la presidenta comenzó mostrándose convencida de que “este Gobierno ha estado a la altura de las circunstancias y de las demandas de esta provincia y de sus pueblos pequeños, después de una etapa anterior en la que la apatía fue la nota característica”.


García quiso destacar dos aspectos de este primer año de gestión: “Por un lado hay que incidir en la recuperación del papel que históricamente venía asumiendo la Diputación como institución representativa de esta provincia y sus intereses. Y, por otro, el alto grado de cumplimiento de los compromisos con los que comparecimos ante la ciudadanía y los municipios gaditanos allá por finales de junio de 2015”.

Para justificar esta afirmación, la presidenta quiso entregar a los medios de comunicación su propio discurso de investidura leído el 26 de junio de 2015, en el que se planteaba “el pacto de este Gobierno con esta provincia”. Afirmó Irene García que revisando el documento se puede comprobar “que al menos una docena de los compromisos establecidos para cuatro años ya se han cumplido en esta cuarta parte del mandato”.

A partir de ahí, la presidenta fue desgranando algunos de los que considera principales avances de la gestión de su Gobierno. En primer lugar se refirió a la creación del Consejo de Alcaldías, un foro que sirve de “altavoz” a los pequeños pueblos de menos de 20.000 habitantes y las entidades locales autónomas, que permite un “canal de diálogo fluido y reglado” con la Diputación.

El segundo compromiso cumplido ha sido la creación del Centro de Asesoramiento a Entidades Locales, que viene a dar cumplimento al planteamiento inicial de transformar el Servicio de Atención a Municipios para convertirlo “en un servicio de asistencia económica y orientación jurídica que superase su carácter exclusivo de atención a la ordenación urbanística de nuestros pueblos”.

También se recogía en el discurso de investidura el deseo de “acercar la Diputación” a las distintas comarcas de la provincia mediante la celebración de plenos en todo el territorio gaditano. De momento, ya se han celebrado sesiones en la Sierra (Arcos), el Campo de Gibraltar (Algeciras) y La Janda (Medina).

El siguiente objetivo cumplido sería la reactivación del Consejo Económico y Social, que “en solo un año ya se ha reunido tantas veces como en el mandato anterior (dos)”. Y en relación con ello llega otro de los objetivos cumplidos, el de “involucrarnos en los sectores estratégicos de la provincia”. Para ello se han creado mesas institucionales en torno a los astilleros, el sector agrario y pesquero, las almadrabas, el turismo y se ha integrado a la Diputación en el clúster del sector naval.

También quiso destacar la presidenta que “el desarrollo socioeconómico de esta provincia pasa por la Iniciativa Territorial Integrada, la ITI. De ahí que esta Diputación no solo se incorporara a la Comisión Permanente de Coordinación y Seguimiento Técnico y a la Comisión de Participación, sino que pusiera en marcha el pasado mes de febrero una oficina de información a empresas y entidades y que Diputación vienen asumiendo en solitario”. Esta oficina ya ha asesorado a más de un centenar de empresas sobre las posibilidades de financiación de proyectos generadores de empleo y riqueza.

La presidenta recordó que en su discurso de investidura dejó patente su empeño por “implicar a otras administraciones en la mejora de la calidad de vida de los gaditanos”. En ese sentido, y además de destacar la buena sintonía existente con el Gobierno de la nación en las cuestiones referentes a la ITI o con la Junta en cuanto a la aplicación de políticas sociales, Irene García ha remarcado el absoluto consenso institucional que se ha conseguido en torno a la celebración del Tricentenario del traslado de la Casa de Contratación a Cádiz, una “oportunidad que nos ha regalado la historia y que ha deparado una imagen de unidad prácticamente inédita en la provincia”.

El actual Gobierno ha apostado por aprovechar las posibilidades que brinda la posición geoestratégica de la provincia fortaleciendo las relaciones transfronterizas con Marruecos, a través de iniciativas de cooperación; y con Gibraltar, ante la necesidad de favorecer las relaciones de vecindad, dejando a un lado las cuestiones de soberanía que residen en el Gobierno de la Nación “y con las que somos absolutamente leales”, ha aclarado la presidenta.

Por otro lado, como se avanzaba en junio de 2015, se han recuperado planes provinciales como el de Obras y Servicios y el de la Red Provincial de Carreteras, que permite reactivar las economías locales y cohesionar el territorio.

Otra apuesta clara ha sido la de lograr una “Diputación de cristal”. Para ello se ha puesto en marcha la web de Gobierno Abierto, que favorece “las relaciones con los ciudadanos y se ha convertido en un referente para muchos municipios de esta provincia”.

Por último, pero con un lugar preeminente en el apartado de los compromisos cumplidos, la presidenta ha recordado que el actual Gobierno desde el primer día se marcó como prioridad la creación de empleo, mediante un plan que atendiera a los pequeños ayuntamientos. García ha recordado que han sido dos los planes específicos de empleo que se han puesto en marcha en el plazo de un año, con una financiación de 8,4 millones de euros a cargo, exclusivamente, de la Diputación, y que están permitiendo la generación de unos 2.500 contratos para personas desempleadas en los 29 municipios de menos de 20.000 habitantes y las 11 ELAs.

Además de repasar estos compromisos adquiridos en su investidura, Irene García  se ha referido también al trabajo que ha realizado el equipo de Gobierno en torno a diversos asuntos que han generado controversia en los últimos tiempos. Un ejemplo claro, ha dicho, ha sido “la resolución del contencioso de Valcárcel para poner definitivamente el edificio al servicio de la ciudad de Cádiz y del desarrollo de su sector turístico y de su ámbito universitario”.

Se ha recuperado el Servicio Provincial de Recaudación, con la firma de acuerdos con los ayuntamientos de Algeciras y La Línea para mejorar el servicio, además de reincorporar al municipio de Barbate. “Son ejemplos de acuerdos con administraciones de distinto color político, demostrando que no actuamos de forma partidista”, ha indicado la presidenta.

También se ha referido García a la creación de la Delegación Especial para atender específicamente a las Entidades Locales Autónomas o a la apuesta por el mantenimiento de la red hotelera de TUGASA, asegurando el futuro de 120 empleos. Se ha aprobado recientemente la puesta en marcha de un Plan Estratégico para el Desarrollo Socioeconómico y Empresarial de la provincia, dotado con 723.000 euros, de la misma forma que se ha dado el visto bueno definitivo al Plan contra la Pobreza Energética.

Desde el punto de vista institucional la Corporación provincial se ha sumado a otras diputaciones en la reivindicación de objetivos comunes.

Por todo esto, la presidenta considera que el balance de este primer año de gestión es positivo, aunque “sin caer en triunfalismos, porque queda mucho trabajo por hacer”, Eso sí, asegura que “este Gobierno tiene las mismas ganas y la misma ilusión que el primer día y creemos que hoy podemos ver el futuro de la provincia de Cádiz con más esperanza”.

Compartir con: