Para IU, con la aprobación del nuevo Reglamento del Taxi, además de conseguirse un mejor servicio público que signifique mejoras en el servicio para los ciudadanos, se consigue acabar con una situación de injusticia que ya ha durado demasiado.

Coincidimos con el Equipo de Gobierno en que no es de recibo que en el municipio haya dos tipos de taxistas, unos que prestan servicios en la ciudad y otros que no puedan hacerlo y estén obligados a hacerlo en El Colorado.


Desde IU calificamos como de muy acertado lo aprobado por el Ayuntamiento, que no es otra cosa,  que todos los taxis tendrán que rotar  por todas las paradas incluida la de El Colorado. Es decir no habrá taxis de primera y taxis de segunda. Los 18 taxis,(todos taxis de Conil),  tendrán los mismo derechos y las mismas obligaciones.

El Ayuntamiento de Conil entregó las licencias hace más de 50 años, y si es cierto que se diferenció por paradas, también lo es que todas se entregaron en igualdad de condiciones. Los negocios realizados después entre los taxistas en la venta de licencias han sido cuestiones particulares o negocios privados en los que el ayuntamiento no ha intervenido para nada y no se ha beneficiado en ningún momento. Por lo tanto, ¿no es justo que todos los taxis sean tratados por igual desde el ayuntamiento?

Desde IU consideramos como muy positivo que ante estas cuestiones, en el Reglamento del Taxi, entendiendo que se trata de un servicio público que regula el Ayuntamiento, se haya partido de un principio fundamental: el principio de igualdad. Y en este sentido se ha entendido que los 18 taxis  tienen que ser tratados de la misma forma y por eso, todos rotarán por la parada de El Colorado,  6 horas, de lunes a viernes. Esto significa que cada taxis tendrá que estar en la parada de El Colorado, una vez cada 23-24 días. ¿Alguien piensa que esto es arruinar la vida de 15 taxistas? ¿Qué irán a la ruina por eso?

Por todo lo expuesto mostramos el apoyo incondicional del Consejo Local de Izquierda Unida al Equipo Municipal de Gobierno y rechazamos la actitud de algunos taxistas, que sin respetar para nada las decisiones democráticas tomadas por el Pleno de la Corporación, intentan amedrantar al Gobierno Local colocando pancartas en las que en algunas se roza el insulto, dándonos a pensar que ni son las formas, ni les preocupa para nada el servicio público del taxi, anteponiendo sus intereses particulares a los intereses de los usuarios.

 

Compartir con: