jose alfaro iu puerto real
José Alfaro

El candidato a la Alcaldía por Izquierda Unida, José Alfaro,  muestra publicamente su intención de que Puerto Real  sea ciudad amable, acogedora y comunicativa,  una localidad  en la que las personas  organicemos nuestras vidas  y dotemos a nuestro entorno de  convivencia social y saludable.

Barriadas bien integradas en torno a instalaciones públicas, mobiliario urbano para una ciudad amable, atención a las zonas verdes  y solares, mejora de la limpieza viaria y el mantenimiento urbano, ym ejora de las comunicaciones, son  algunas de las conclusiones de las reuniones mantenidas entre al candidato de izquierda Unida con representantes vecinales.

«Se hace particularmente notable la ausencia de mobiliario urbano especialmente en las zonas de más reciente ampliación, en las que es difícil encontrar un banco para sentarse y descansar,  conversar o leer», asegura.

La instalación de fuentes de agua potable en los diversos itinerarios habituales de paseo y ejercicio, la creación de pequeños espacios con bancos en un entorno agradable y sombreado, favorecen la comunicación en una ciudad de natural amable y veranos largos. Una mayor dotación de papeleras favorece una ciudad más limpia, la distribución de elementos en los que disponer la publicidad de eventos y actividades favorece una ciudad más y mejor comunicada y una información más ordenada. Puerto Real necesita destinar espacios  para el juego infantil,  espacios seguros y limpios,  pero no excesivamente prefabricados, en los que el juego pueda desarrollarse en contacto con elementos naturales; agua, tierra, árboles…

En lo que se refiere a las barriadas rurales las reivindicaciones se centran en cuestiones de mantenimiento y reparación de infraestructuras, y las comunicaciones con el centro.

En las barriadas de reciente creación, las carencias más evidentes se refieren a la ausencia de instalaciones y  espacios públicos  culturales, deportivos y asociativos que favorezcan de integración vecinal.

En resumidas cuentas, en los encuentros que Izquierda Unida, ha mantenido con representantes vecinales  se «deducen cuatro años de dejadez  y falta de diálogo de la alcaldesa y su equipo con los agentes sociales».

Izquierda Unida se plantea  que el diálogo, el consenso, la participación ciudadana y el respeto a las opiniones de la representación vecinal son elementos imprescindibles  para un plan de actuaciones urgentes  en cada barriada que atienda a las necesidades reales.