publicidad


Gonzalo Alías

El tema de los presupuestos municipales sigue dando de que hablar tras la presentación realizada hace varias semanas por parte de la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada.

IU que no tiene representación municipal en el plenario, pero que sigue ejerciendo su política activa en la ciudad, ha manifestado que se posiciona en contra de unos presupuesto llenos de «parches» y que cuenta con la complicidad «vacía de Ciudadanos».

Para IU, el modelo privatizador de los servicios y espacios públicos,  así como la mercantilización de la vida cotidiana de la ciudad queda lejos del compromiso con cualquier proyecto de izquierdas y por tanto, aseguran «Cavada sigue abrazándose al apoyo de la derecha reverencial y oportunista que representan los dos concejales de Ciudadanos».

Desde IU, recuerdan a los socialistas que los presupuestos municipales es una herramienta ideológica que pone sobre la mesa las verdaderas intenciones de un gobierno municipal. La propuesta del PSOE y apoyada por Ciudadanos, es una propuesta presupuestaria mercantilista, egocentrista, centralista y que apenas aborda en profundidad aspectos sociales.

Mercantilista porque de nuevo no se plantea revertir la venta de los servicios públicos de la ciudad (agua, basura, cementerio, zona azul, vigilancia y limpiezas de dependencias municipales, deporte, cultura, entre otros). Esto conlleva una pérdida económica para la ciudad en beneficio de multinacionales y en perjuicio de la sociedad isleña.

Egocentrista, ya que desaparecen los llamados torpemente en el mandato anterior «presupuestos participativos», esos que el Señor Conrado Rodríguez defendía como «modelo de referencia en toda la provincia». Por supuesto que entendemos la necesidad de crecer democráticamente en construir espacios de participación ciudadana. Pero el PSOE de Cavada no hace más que despreciar la esta participación y la opacidad de su gestión ha llegado varias veces a la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, sin ni siquiera dar respuesta a esta institución cuando se le ha requerido.

Centralista, acentuando la marginación de los barrios periféricos.

Puntualiza que tampoco son sociales, ni democráticos. «No se plantea la, tan demandada por parte de Izquierda Unida, actualización de los reglamentos de participación y organización municipal. No se presentan propuestas de estudios sociales respecto a la pobreza y exclusión de la ciudad, los desahucios, movilidad, Derechos Humanos, empleo, viviendas sociales y con una escasa aportación económica para paliar las situaciones de vulnerabilidad de las familias isleñas que no terminan el mes», aseveran.

Desde Izquierda Unida quien hacer un llamamiento a la reflexión y a la acción contundente de la Federación de Asociaciones de Vecinos ante estas situaciones que, además, muchas de ellas forman parte de su carta ciudadana, y a las que el PSOE sigue sin dar respuesta desde el mandato anterior.

Los presupuestos son poco ambiciosos.  Afirman, que se basan en propuestas de baja intensidad política, que más allá de que se produzca un aumento de inversión en las distintas Áreas, obligado por el Plan de Estabilidad Presupuestaria, no deberían haberse presentado como propuestas de transformación social y de futuro para una ciudad que recupera poco a poco el desempleo con el que llegó a la alcaldía Patricia Cavada.

De igual manera recuerdan, que nada se sabe de «aquellos planes estratégicos prometidos hace cuatro años, y tampoco se prevén estudios para el empleo, comercio local, turismo, e industrial. No hay nada concreto de Agenda Social 2020 ni sobre los Objetivos de los Municipios del 2030. Ni sobre un modelo urbano verde, social y feminista». Es por ello que tratándose de lo que puntualizan son unos presupuestos tan superficiales, IU alza la voz para dejar bien claro, NO, a los presupuestos municipales.