publicidad


La formación política ha recogido reivindicaciones de los productores de este cultivo, que plantean aspectos como reducciones en el IVA, seguros sociales o préstamos a interés 0 que logren que el sector reflote tras el parón provocado por el coronavirus

La dirección provincial de Izquierda Unida en Cádiz ha trasladado a Junta de Andalucía y Gobierno central la preocupación del sector de la flor cortada de Chipiona y la necesidad de que se articulen las medidas necesarias para evitar pérdidas irremediables en una actividad fuertemente azotada por la crisis del coronavirus.

Así, la portavoz municipal de IU en el municipio, Isabel María Fernández y el representante de IU en el Consejo Local Agrario, José Mellado, han traslado a la parlamentaria andaluza de IU y portavoz de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto y a la diputada provincial de IU, Carmen Álvarez, toda la información posible para trasladar la situación a las diferentes administraciones. Fruto de esta comunicación ha sido la gestión realizada por Nieto ante la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, a la que ha llevado las principales reivindicaciones del sector y que, a su vez, han sido trasladadas a la conferencia sectorial.

De igual forma, Izquierda Unida ha interpelado al Gobierno central para que habilite una serie de ayudas específicas, recogidas del propio sector, que sirvan de estímulo económico en estos duros momentos para los autónomos productores de flor cortada. Las principales: establecimiento del IVA al 4%, reducción o bonificación del pago de la Seguridad Social a cargo del empresario, implementar facilidades en la concesión de préstamos al 0%, reducción del tipo impositivo a las empresas floricultoras, así como la petición de que se tenga en cuenta, en el caso de productores con seguro agrario, la situación excepcional para que se indemnicen los daños económicos sufridos, como ocurre en casos de excepcionalidades climáticas.

La formación política ve imprescindible que se modelen las ayudas en función de dos variables, “la empleabilidad o intensidad de la contratación por superficie y el volumen de contratación, sin vincularla unívocamente a la superficie cultivada”, apunta el concejal de IU en Chipiona, José Mellado.

La diputada provincial de IU, Carmen Álvarez, entiende que “las medidas para este sector tan importante de la Costa Noroeste y por extensión, para la producción agrícola de la provincia, deben llegar ya, no podemos esperar semanas a que se articulen ayudas, porque las pérdidas en la flor cortada se están sufriendo día tras día y es imprescindible que se dé un respiro económico al sector que ayude a salir adelante tal y como acabe este tremendo parón”.

Según el documento elaborado por los servicios técnicos del Ayuntamiento de Chipiona, “con las pérdidas que los productores van a tener que soportar, en muchas explotaciones será difícil recuperar la cuenta de resultado. En muchas explotaciones el personal se verá abocado a engrosar las listas del paro. En otras, se solicitará un ERTE. El empresario agrícola, no podrá hacer frente a los pagos de los créditos o pólizas de suministro suscrita con los bancos. Tampoco se podrá hacer frente al pago de las nóminas y seguros sociales. La flor es un producto muy perecedero, que tiene que ser puesto en el mercado inmediatamente. De no ser así, su valor se pierde. Esta es la situación actual del sector de la flor cortada en la comarca de la Costa Noroeste de Cádiz, provocada por la pandemia del COVID-19”. Apunta, además, que es precisamente esta época del año en la que se ha desatado la crisis del coronavirus, con una proliferación importante de celebraciones, la que concentra en torno al 60-70 % de la producción anual.

Recuerda este mismo documento que el sector primario en Chipiona, incluyendo en éste la agricultura y la agroindustria, genera el 53% del empleo de la localidad, según constata el Instituto de Formación y Estudios Sociales. “Se trata pues de una economía con peso y un sector decisivo”, dentro del que se ubica la especialización de la flor cortada. Asimismo, se recoge que la superficie actual destinada a este cultivo es de 350 hectáreas, principalmente en invernaderos –llegó a superar las 700- y suponen sostienen en la Costa Noroeste una facturación en torno a los 90 millones de euros, lo que representa más del 1% de la PFA (Producción Final Agraria Andaluza). 

Añade además el informe que “de la economía del cultivo de la flor cortada en esta comarca, dependen más de 11.000 familias, proporcionando ocupación directa a más de 8.000 personas. Este dato hay que tenerlo muy en cuenta, considerando que la población activa de Chipiona está en torno a las 10.000 personas y que el 70% de la producción andaluza se genera en nuestra localidad, más de 5.500 empleos son generados por el sector de la flor cortada, por tanto, este es un sector capaz de emplear a más del 50% de la población activa chipionera”.