Redacción | Puerto Real.- El Servicio Provincial de Recaudación de Diputación está procediendo a liquidar, en recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles de Puerto Real, el coste de las revisiones catastrales demandadas por el Ayuntamiento de la localidad. En estos recibos se actualiza el importe a pagar al incluir construcciones nuevas o modificaciones en inmuebles que no estaban regularizadas, en el periodo 2011-2015.

Con los actuales programas informáticos no se puede distinguir, de una manera singularizada, la cuantía de los nuevos bienes en relación al conjunto del inmueble: por esta razón la cantidad anotada en la liquidación incluye importes ya abonados, si bien en el propio recibo se indica que en la oficina del Servicio Provincial de Recaudación se pueden verificar las cuantías ya satisfechas en ejercicios anteriores y expedir una nueva carta de pago con los nuevos bienes que se deben tributar.


El responsable del área de Asuntos Económicos de Diputación, Jesús Solís, aclara que el procedimiento indicado no ha variado desde el año 2008 y no ha comportado problemas con el contribuyente “salvo que desde otra institución, como hace ahora el Ayuntamiento de Puerto Real, se cree una situación de alarma, asegurando que el Servicio de Recaudación ha cometido un error”. Las manifestaciones expresadas desde el citado Ayuntamiento “está soliviantando a algunos vecinos y amenazan con crear un problema de seguridad en la oficina del Servicio de Recaudación”, ha lamentado el diputado provincial.

Jesús Solís reitera que el procedimiento de revisión catastral fue solicitado por el propio Ayuntamiento, y es la Diputación la que repercute los resultados de dicha actualización a los recibos, propiciando un incremento de los ingresos fiscales para el municipio al darse de alta nuevos inmuebles que no constaban en el padrón.

 

Compartir con: