“Una capital de provincia como Cádiz merece contar con una buena comisaría provincial, moderna y completa que albergue todos los servicios necesarios, idea que compartimos tanto con el Ayuntamiento de Cádiz, como con el SUP, ha asegurado el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco.

“En la reunión que mantuvimos con el alcalde en el Ayuntamiento de Cádiz junto con el delegado del Gobierno en Andalucía, también compartimos la necesidad de que la situación de provisionalidad que existe en el edificio del Pirulí no debe mantenerse en el tiempo. El traslado al edificio del Pirulí se anunció que era únicamente para 6 meses por lo que, si la ubicación de la nueva comisaría va a suponer una espera de varios años, es conveniente plantear una opción temporal más adecuada a corto plazo”, explica José Pacheco

El subdelegado del Gobierno en Cádiz indica que haciendo un planteamiento realista debía tenerse en cuenta que obtener el terreno para la nueva comisaría depende de acuerdos complejos entre ADIF y Ayuntamiento de Cádiz, en primer lugar y, posteriormente, entre el propio Ayuntamiento y el Ministerio del Interior, lo que unido a los plazos normales de obra podría dar un periodo de entre 8 y 10 años hasta tener la nueva comisaría.

“El 27 de abril de 2015, se inició el procedimiento de licitación de las obras de acondicionamiento del edificio de la antigua comisaría. Desde entonces se ha realizado una inversión de 1,5 millones y no es comprensible que el Partido Popular invirtiera y rehabilitara el edificio, al mismo tiempo que hablaba de no regresar y de ejecutar una nueva comisaría a la que no consignó nada en los Presupuestos, llegando incluso a rechazar una enmienda del Partido Socialista que sí pedía una partida concreta”.

“Como ya sabemos y el SUP ha manifestado, las actuales instalaciones de la Policía Nacional en Cádiz no son apropiadas para las funciones policiales ya que, entre otras cuestiones, carecen de calabozos y de galería de tiro, los vehículos están en la calle y las dependencias están limitadas por separadores que no permiten la debida intimidad para el tratamiento de denuncias y declaraciones de testigos e investigados. Por ello resulta coherente buscar una solución temporal, aceptable y digna, que mejore las actuales condiciones de trabajo de la Policía Nacional. Esto además supondría el ahorro a las arcas públicas del actual alquiler del edificio del Pirulí, que asciende a 500.000 euros anuales, durante los años de ejecución del proyecto de la nueva comisaría en los terrenos de ADIF”, continuaba el subdelegado del Gobierno.

“Mi obligación como subdelegado y mi compromiso personal, será siempre gestionar con rigor, evitando el despilfarro de los recursos públicos y explicando a la ciudadanía la realidad con datos contrastables, para lo cual estaré siempre a disposición de las personas y colectivos que así me requieran, porque la política no puede consistir en tratar a la ciudadanía como menores, como hacen desde el Partido Popular intoxicando respecto a cuestiones que eran de su competencia hasta hace 3 meses y en las que nada avanzaron”, finalizaba José Pacheco.