publicidad


Las empresas comercializadora y suministradora Eléctrica de Cádiz han aprobado la renovación de su consejo de administración este martes. El nuevo presidente de ambas empresas es el concejal de Hacienda y Contratación, José Ramón Páez. Así mismo, se aprobó que Francisco Arteaga, representante de Endesa Red, sea vicepresidente.

Cabe recordar que el Consejo de Administración de ambas empresas está formado por nueve consejeros y consejeras, tres en representación de Endesa Red, una de Unicaja Banco, y cinco representantes del Ayuntamiento de Cádiz. Los nuevos consejeros y consejeras municipales son: José Ramón Páez (Adelante Cádiz), Helena Fernández (Adelante Cádiz), Alba del Campo (Adelante Cádiz), María José Rodríguez (PSOE) y Rosa de la Flor (PSOE). Los representantes de la parte privada son: Francisco Arteaga (Endesa), Juan Antonio Navarrete (Endesa), Carlos Javier Alés (Endesa) y Francisco Javier Venzala (Unicaja).

En este mismo consejo, se aprobaron las cuentas y el reparto de dividendos relativos al ejercicio de 2018 de la suministradora y de la comercializadora, las cuales han sido auditadas por la consultora Deloitte. En el caso de la suministradora, que pertenece al mercado regulado y recibe la retribución que establece el Gobierno Central, sus beneficios después de impuestos fueron de 7.853.575 euros, de los cuales el Ayuntamiento ingresará en las arcas municipales el 55,3%, Endesa el 33,5% y Unicaja el 11,2%.

De los 4.319.466 euros que ingresará el Ayuntamiento de Cádiz 3.700.000 euros saldarán la cuenta de los suministros municipales de electricidad de los edificios públicos, el alumbrado publico, los semáforos y las ayudas de la luz a las familias en situación de vulnerabilidad que facilita la Delegación de Servicios Sociales. El resto se ingresará en la tesorería municipal.

Por su parte, la comercializadora mantiene 58.800 clientes, de los cuales el 89% están ubicados en Cádiz ciudad. El precio medio del MWh en el mercado mayorista de electricidad ha pasado de los 39,6 euros en 2016, a los 52,2 euros en 2017, llegando a los 56,9 euros en 2018. Tras este escenario continuado de altos precios de la energía en el mercado, la gerencia informó de que la comercializadora en 2018 ha sufrido pérdidas por valor de 254.853 euros. Esta situación no sólo ha generado pérdidas en la comercializadora Eléctrica de Cádiz, grandes empresas del sector han rescindido contratos con clientes industriales por no poder mantener precios.

El nuevo presidente de Eléctrica de Cádiz, José Ramón Páez, ha destacado que “necesitamos una reforma del sector energético que proteja los intereses de la gente. Los precios de la electricidad son prohibitivos. La energía es un bien de primera necesidad y debe ser regulado como tal”.

Los altos precios de la energía, junto con los 412.332 euros que ha tenido que aportar la comercializadora al bono social estatal, así como la decisión de no repercutir la subida en la factura de la luz a los gaditanos y gaditanas, tanto como subía el precio en el mercado, han motivado estas pérdidas.

“En Cádiz se ha mantenido el precio de la electricidad lo más bajo posible, pero esto no se puede mantener indefinidamente. El nuevo Gobierno Central tiene que poner freno a la escalada de precios del Pool de electricidad y también cambiar el sistema de financiación del bono social”, indica el nuevo presidente.

De cara a 2019, la Gerencia de la empresa destacó que los primeros seis meses del año, la comercializadora ha vuelto a tener resultados positivos, por lo que se prevé que el actual ejercicio cierre en beneficios.