publicidad


 

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio trabajará con el Ayuntamiento de Barbate para desbloquear la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio, que ha decaído tras años de trámites. El viceconsejero de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Jaime Raynaud, se ha ofrecido al alcalde, Miguel Molina, para sondear las fórmulas posibles para desenredar el planeamiento urbanístico del municipio y se pueda desarrollar un plan que promueva “un crecimiento ajustado, ponderado y sostenido, con respeto al medio ambiente de la zona”.     

El alcalde ha trasladado tanto al viceconsejero como al director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, José María Morente, la complejidad urbanística de Barbate, cuyas competencias municipales quedan limitadas a solo un 17% del término municipal, ya que el resto pertenece a reservas militares y al parque natural de Barbate. Raynaud ha informado del interés por desbloquear el PGOU de un municipio “castigado por el paro y que necesita iniciativas para la creación de empleo”, a la par que ha reconocido el valor de Barbate como “enclave turístico de primer nivel”, con parajes como Caños de Meca o Zahora. Además de cerrar una próxima visita al municipio para analizar con detalle los problemas urbanísticos advertidos por el Ayuntamiento, los responsables de la Administración autonómica trasladaron al alcalde las instrucciones promovidas para agilizar los trámites urbanísticos, los avances para actuar en el problema de las viviendas irregulares y los pasos dados en la redacción de la futura Ley de Suelo.

El encuentro, al que también acudió el director gerente de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), Rafael Merino, también ha servido para analizar las posibilidades de crecimiento del puerto barbateño. Raynaud ha recordado en primer lugar la inversión de 3,3 millones de euros que ha destinado la APPA a la mejora de las instalaciones portuarias, entre las que destaca el inicio el pasado mes de mayo de los trabajos para la integración del puerto con Barbate. La actuación, que tiene un periodo de ejecución previsto de ocho meses, contempla la supresión de la valla existente y la ampliación del paseo marítimo para la conexión, a través de un itinerario peatonal, con las playas del Carmen y la Hierbabuena. La regeneración urbana también incluye la construcción de un carril bici, zona de peatones y la instalación completa de mobiliario.   

Además, la Consejería estudiará los proyectos previstos por el Ayuntamiento en el recinto portuario. El regidor ha trasladado, en primer lugar, la intención de seguir potenciando el puerto a través de una ampliación del recinto con la instalación de un nuevo dique en la desembocadura del río Barbate para uso náutico-deportivo. Además, Molina ha rescatado una vieja aspiración del municipio de abrir el tráfico marítimo transfonterizo con Tánger (Marruecos), para lo cual debería contar no solo con la colaboración de la Junta de Andalucía sino de otras administraciones como el Gobierno central.