Redacción | Chiclana.- El delegado municipal de Hacienda, Joaquín Guerrero Bey, ha salido al paso de las declaraciones realizadas en la jornada del martes por la Asociación por un IBI Real, en las que acusaba al Gobierno municipal de incumplir sus compromisos. A este respecto, el edil ha puesto de manifiesto que “no podemos estar de acuerdo con estas declaraciones”, destacando que “esta Asociación por un IBI Real conoce de primera mano la situación económica de este Ayuntamiento, porque se les ha ido informando en las reuniones que se mantienen con carácter periódico y porque viene participando tanto en la Mesa Marco Presupuestaria como en todo tipo de iniciativas en las que hay que poner en conocimiento de los agentes sociales cualquier tipo de información económica sobre el estado de las cuentas municipales”.

Por este motivo y al hilo de los últimos informes presentados por Intervención, “tenemos la obligación de decir que la situación por la que atraviesa nuestro Ayuntamiento es muy delicada, hecho éste que desconocíamos antes de entrar en el Gobierno. Además, tal y como esta asociación ha podido oír directamente por parte de los técnicos municipales, estos datos son muy alarmantes”, ha explicado el delegado de Hacienda, que también ha recordado que, según los últimos informes económicos, “la liquidación presupuestaria de 2015 resultó con un saldo negativo de 11,4 millones de euros. Unos datos que fueron transmitidos en comisión informativa a todos los grupos políticos con representación municipal”.


Guerrero Bey ha señalado, además, que también el 2014 se cerró con un saldo negativo en este sentido de 0,99 millones de euros, mientras que en años anteriores dicho saldo se había cerrado en positivo. “Lo peor de todo es que para este año se prevé un resultado igualmente negativo, ya que la previsión de Tesorería es que se acabe este 2016 con una deuda a proveedores de 29,3 millones de euros”, ha explicado el edil, que también ha recordado que, como consecuencia de todo ello “se ha producido un incumplimiento del Plan de Ajuste 2012-2022, cuyo principal objetivo era sanear las cuentas municipales y, precisamente, lo que ha provocado la nefasta gestión económica del PP es que se haya conseguido el objetivo contrario, entrar en situación de riesgo financiero. Esta situación se alcanza cuando tenemos dos años con liquidaciones del presupuesto con saldo negativo. A todo esto hay que unir que el endeudamiento es superior al 110%, que se está en presencia de ahorro neto negativo y que se incumple la regla del gasto y el período medio de pago”.

Por todo ello, el delegado de Hacienda ha vuelto a hacer hincapié en que el Ayuntamiento “puede ser objeto de intervención por parte del Ministerio de Hacienda. Por eso, tenemos que hacer una propuesta con medidas para que la Administración nacional no tome cartas en el asunto y no tome las medidas drásticas que puede tomar si no lo hacemos nosotros”.

Compartir con: