Redacción | San Fernando.- La calle Santa Lucía volverá a abrirse al tráfico el próximo lunes 22 de agosto, tras las obras que se están llevando a cabo y que culminarán en las próximas horas con el asfaltado, iniciado en la mañana de hoy.

Este vial ubicado en el barrio del Santo Cristo enlaza las calles Gravina con Santa Teresa de Jesús, y ha estado cortado durante las últimas semanas tanto a vehículos como a peatones desde la confluencia de esta última calle hasta Maestro Portela. El motivo han sido las obras de localización y posterior arreglo de la red eléctrica del alumbrado público cuyo deficiente estado ha venido provocando apagones continuos padecidos por el vecindario de la zona.


La concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, y el concejal de Infraestructuras, Antonio Rojas, han comprobado el avance de la obra que viene a solventar un problema que, como explican ambos ediles, no es nuevo “porque hace ya varios años que los vecinos y vecinas han dejado constancia en el Ayuntamiento de los problemas de iluminación pública que padecían, quedándose varias calles a oscuras en una zona con numerosas viviendas y en el centro de la ciudad”. Precisamente alrededor de 40 residentes de las calles Churruca, Méndez Núñez y Bonifaz se movilizaron hace ahora dos años para reclamar solución a un problema que ya venían padeciendo desde meses atrás, y presentaron un escrito con recogida de firmas el 23 de julio de 2014 dirigido al que por entonces era alcalde del PP, José Loaiza, sin que ni esta solicitud ni las conversaciones mantenidas con los concejales de este área de aquel momento solventaran esta situación.

Los técnicos eléctricos municipales iniciaron hace ahora tres meses unas pruebas sobre el terreno para detectar el origen de esta deficiencia en el alumbrado público, que dejaba las calles a oscuras durante franjas horarias nocturnas. Tras los trabajos de campo partiendo desde la calle Bonifaz, la anomalía fue detectada entre las calles Santa Lucía y Santa Teresa de Jesús, concretamente en el tendido subterráneo, por lo que se decidió acometer una obra que suponía levantar el pavimento de Santa Lucía hasta la confluencia con Maestro Portela, sustituyéndose el antiguo cableado y disponiéndose las actuaciones oportunas para evitar su deterioro en un futuro.

Dado que el vial tenía que ser levantado, se ha decidido arreglar también el acerado, con la colocación de 12 paños nuevos. En la mañana de este jueves han comenzado los trabajos de alquitranado de la calzada para que el próximo lunes esté abierta al tráfico y a los peatones.

Las obras han estado a cargo de la empresa Aragón con un presupuesto que ronda los 4.000 euros.

Compartir con: