Redacción | Cádiz.- Valero Cortadura y Marina Rosado son los dos nuevos nombres que ya se han incorporado al listado de autores gaditanos que han publicado su obra bajo el paraguas de la colección Alumbre. Este miércoles ambos presentaron su creación en el Palacio Provincial, contando con la presencia del diputado provincial de Cultura, Salvador Puerto, y de los coordinadores de Alumbre: Miguel Ángel García Argüez y Carmen Moreno, además de numeroso público.

Salvador Puerto quiso dejar patente su satisfacción porque una colección como Alumbre, “dedicada a dar el impulso necesario a nuestros jóvenes creadores literarios” desde el año 2001 siga creciendo. Además, destacó que en esta ocasión los autores que se suman al proyecto provienen de distintas comarcas de la provincia, siendo Valero Cortadura gaditano y Marina Rosado algecireña.


Miguel Ángel García Argüez, coordinador responsable de narrativa de Alumbre, fue el encargado de presentar a Valero Cortadura. La suya, ‘Y sin embargo vencidos’, es la primera novela de esta colección, un objetivo largamente anhelado por el Servicio de Publicaciones de la Diputación Provincial. Este volumen es el número 15 de la colección Alumbre.

Para el autor, de Cádiz capital y profesor de Literatura, también es su primera novela, aunque tiene ya una amplia trayectoria literaria, fundamentalmente, como poeta. Explicó que su novela se basa en la historia real de su abuelo y sus vivencias en tiempos de la Guerra Civil. La exposición de Valero Cortadura concluyó con la lectura de uno de los pasajes de su libro.

A continuación se presentó el número 16 de la colección Alumbre. En este caso se trata de un poemario que lleva por título ‘Nadie derrama sin herida’. En él, la joven autora algecireña Marina Rosado desgrana una serie de poemas que tienen su origen en un proyecto fotográfico con las mujeres y su desnudez como protagonistas. “En esos momentos de intimidad me di cuenta de la vergüenza que sentían, no sólo por su desnudez, sino, más en el fondo, por el hecho de ser mujeres”, explicó.

De ahí surgen una serie de poemas íntimos, con una madurez inusitada para una autora de su juventud, como destacaron tanto la responsable de su publicación, Carmen Moreno, como el diputado Salvador Puerto, que leyó uno de los poemas de Rosado.

El acto contó con la actuación musical de Musgö.

Compartir con: