María Neto
María Neto

La Concejalía de Agricultura y Pesca del Ayuntamiento de El Puerto,  a  través del programa Emple@Joven, financiado por Fondos Europeos (80%) y Junta de Andalucía (20%), y coordinado por esta misma delegación municipal, ha desarrollado en los últimos meses un proyecto de diagnóstico del sector agrícola y del entorno rural, DISA.

La concejala del ramo en funciones María Neto ha ofrecido un avance de las conclusiones del estudio, agradeciendo la participación “a todos los colectivos implicados y que han aportado sus conocimientos sobre la situación real que atraviesa el sector agrícola, con tanto peso en el pasado de la ciudad”, recuerda.

En concreto, el informe DISA ha basado sus conclusiones en trabajo de campo apoyado en las entrevistas efectuadas a los agricultores y asociaciones, así como a los representantes sindicales. Igualmente, se ha trabajado con el sector del comercio y consumidores.

“Con todos ellos se ha podido hacer una radiografía del sector, detectando carencias y puntos fuertes para poder trazar algunas estrategias de cara a mejorar su situación”, apunta Neto.

Entre los aspectos que se han puesto encima de la mesa, se encuentra “el vacío generacional ante el que se encuentran los profesionales”. Hoy por hoy, existe un patente potencial en suelo, sumado a lo propicio de sus características climáticas, así como en la comercialización de los productos hortofrutícolas dada las nuevas tendencias de consumo y la situación estratégica de la ciudad, pero existe una escasa presencia de jóvenes emprendedores. Sin embargo hay que resaltar que “los casos de jóvenes que sí han tomado iniciativas presentan una evolución en positivo y con perspectivas de crecimiento”.

Otro factor que destaca es la reconversión del sector vitivinícola. En término municipal de El Puerto se observa una  creciente implantación de nuevas cepas para elaboración de vinos tintos y blancos con gran aceptación en los mercados nacional y extranjero, caldos que van ganando protagonismo frente a una importante pero cada vez menor presencia de la uva palomino, la base de uno de los productos más identificativos como es el Fino.

El informe DISA refleja también que hasta ahora este periodo se podría definir como de estancamiento en el sector. Pero ante el nuevo horizonte que se presenta, con la previsible desaparición de las subvenciones europeas, son muchos agricultores que empiezan a plantearse la vuelta a los cultivos hortofrutícolas o la implantación de nuevas especies. Garantizar el relevo tanto generacional como en las especies cultivadas podría ser a su vez el caldo de cultivo necesario para la implantación de la industria transformadora, tanto la de preparado y envasado como la conservera o la de productos elaborados. Sin olvidar el esfuerzo que deben hacer las administraciones en coordinar los esfuerzos para mejorar las infraestructuras, especialmente la relativa al agua de riego.

Con todo, se expone que ante la necesidad de cambio en el modelo productivo, basado hasta ahora en la construcción y el turismo, y que se han demostrado insuficientes para la generación de riqueza, la irrupción de nuevo de estas actividades pueden suponer la vuelta de El Puerto en particular, y Andalucía en general, al panorama de la revitalización económica.

Por último, la responsable municipal en funciones de la Concejalía de Agricultura y Pesca ha incidido en “la buena disposición y colaboración mostrada por parte de los agricultores, consumidores, sindicatos y comercializadores”, entre ellos, grandes superficies y cadenas de distribución, además de pequeños comercios. Ambos han coincidido en la apuesta de los consumidores por interesarse por el origen de los productos y especialmente por los de la comarca.