La diputada nacional del PP de Cádiz, Teófila Martínez, ha cuantificado en más de 1.000 empleos directos en un horizonte de tres años la incidencia de la construcción de los cuatro petroleros en los astilleros gaditanos, a lo que habrá que sumar el empleo indirecto que se genere en la industria auxiliar.

La dirigente popular ha puesto en valor el inicio del corte de chapa para los bloques de quilla, lo que supone un hito para la industria naval gaditana que “vuelve a construir petroleros después de 20 años”.


Martínez ha destacado que el PP de Cádiz “venimos trabajando en esta legislatura con el Gobierno, la SEPI y Navantia para impulsar la acción comercial y aumentar la carga de trabajo” para las factorías gaditanas, recordando la contratación de los BAM y la plataforma eólica, cuyo prototipo se ha terminado y que “seguro nos traerá más carga de trabajo porque se ha hecho a satisfacción de los contratantes”, así como el impulso a las reparaciones.

A ello, suma la construcción de los petroleros cuyo contrato se ratificó el 29 de julio y durante el mes de agosto se ha trabajado en la estrategia constructiva con Daewoo. Así, ha destacado la “conjunción de intereses” entre Daewoo y Navantia con el incremento de la colaboración técnica, industrial y comercial y ha incidido en la aplicación de un sistema de trabajo que “nos permitirá competir, no sólo en calidad de diseño e ingeniería, sino también en plazos de ejecución”, que para este tipo de barcos se establece en 16-18 meses.

Martínez ha explicado que, hasta diciembre, “se realizarán trabajos de corte, elaboración y construcción de 350 toneladas de acero”, contemplándose que, durante este trimestre, se pondrán las quillas de los 4 buques contratos y, si fuera el caso, de los otros dos adicionales. Ha recordado que cada barco supondrá 725.000 horas de trabajo, lo que suponen 3 millones de horas de trabajo en los próximos años para las factorías gaditanas y su industria auxiliar, con la construcción de un total de 1.000 bloques de acero (250 bloques por barco).

En este sentido, ha hecho hincapié en los efectos en el empleo directo, cuantificando en 250 empleos entre final de 2015 y principios de 2016; 800 entre 2016 y 2017 y más de 1.000 entre 2017 y 2018. Ha insistido en que “son empleos directos, a los que habrá que sumar los indirectos que supondría una cuantía mayor”.

A su juicio, es un hecho “muy importante, porque hemos peleado, no sólo para que los astilleros de Cádiz volvieran a construir este tipo de barcos después de 20 años, sino a construirlos de tal forma que genere empleo de calidad y garantice que Navantia vaya a los mercados a competir en igualdad de condiciones de tiempo de ejecución, precio e ingeniería, para estar entre los mejores”.

La diputada nacional ha manifestado que “vamos a seguir trabajando con el Gobierno para que la carga de trabajo no se limite a lo ya conseguido, sino que en los próximos meses se concreten aquellos contratos en los que Navantia está trabajando en todo el mundo”. En este sentido, afirma que “es importante que los gaditanos, trabajadores y empresas sepan que hay una continuidad en la búsqueda de carga de trabajo, no sólo en lo militar sino también en el mercado civil”.

Asimismo, ha apuntado la necesidad de seguir impulsando el sector de las reparaciones tanto civil como militar, recordando la intensa actividad registrada en los últimos años. Así, ha recordado que en 2014 la planta de la ciudad de Cádiz registró una ocupación media del 95,98% en reparaciones, cifra que ya se ha alcanzado en el primer trimestre de 2015 con la reparación de 34 buques, 5 de ellos cruceros.

Martínez también ha apuntado que “estamos trabajando con el Ministerio de Empleo en la apuesta por la formación con un programa especial en el grupo Navantia para el fomento de la capacitación y el empleo”.

Martínez ha señalado que “el PP es garantía de trabajo para los astilleros gaditanos” y ha recordado que, “en apenas cuatro años, se ha dado un giro de 180 grados a la realidad de los astilleros, ya no sólo por haber conseguido carga de trabajo para un horizonte de cinco años, sino por volver a situar a la industria naval gaditana en mercados estratégicos como petroleros y eólicas”.

Compartir con: