Costa Cádiz Comunicación

La cooperativa agrícola Las Virtudes, de Conil, ya dispone de instalaciones para el injerto de hortalizas

La cooperativa agrícola Las Virtudes, de Conil, ya dispone de instalaciones para el injerto de hortalizas
30 marzo
22:53 2017

Redacción | Conil.- La presidenta de Diputación, Irene García, ha visitado las nuevas instalaciones que la cooperativa Nuestra Señora de las Virtudes, de Conil, dedica al injerto de hortalizas. La institución provincial ha subvencionado con 50.000 euros la adquisición de útiles y maquinaria, en el contexto de un proyecto promovido por la sociedad cooperativa y cifrado en 157.566´24 euros; es decir, la cuantía librada por Diputación supone un tercio de la inversión total.

PUBLICIDAD

Con estos nuevos medios los agricultores rebajarán costes de producción ya que hasta ahora las hortalizas injertadas se compraban en Almería o Sevilla. Además, se experimentará una ganancia medioambiental al reducirse el uso de productos fitosanitarios y desinfectantes en las tierras de cultivo. El injerto sí se prodiga en los frutales, si bien su técnica es novedosa en el ámbito de las hortalizas al menos en la provincia de Cádiz.  Desde Las Virtudes confían en una repercusión positiva en las cosechas, en términos de calidad y rendimiento, conforme al seguimiento técnico de las variedades injertadas.

Irene García ha valorado los resultados de una iniciativa que fortalece “un sector estratégico como es la agricultura, clave para la generación de empleo”. Una fuente económica “fundamental para fijar a las poblaciones rurales en su territorio” y que, por tanto, siempre contará con el respaldo y la asistencia de Diputación. Durante su estancia en la cooperativa conileña, Irene García ha estado acompañada por el alcalde de Conil, Juan Bermúdez, por el presidente de Las Virtudes, Bartolomé Ramírez y por la diputada provincial María Dolores Varo.

Ya se han verificado los beneficios del injerto en patrones de la planta del tomate, que es además el principal cultivo hortícola en la comarca de La Janda. No obstante hay un amplio campo abonado a la experimentación sobre berenjenas, pimientos, sandías, pepinos y melones. Las nuevas instalaciones se localizan junto a la nave del semillero de la cooperativa. Consisten en una cámara donde se realizan los injertos en condiciones idóneas de humedad y temperatura; más dos cámaras climatizadas, anexas a la de injerto, donde se efectúa el agarre valiéndose de unos carros que proyectan iluminación LED durante un periodo que oscila entre 4 y 6 días. En estas últimas estancias se mantienen unas condiciones óptimas de luz, temperatura y humedad. La renovación incluye máquinas que precisan el corte preciso en la planta para la convergencia de patrón y variedad. Irene García, María Dolores Varo y Juan Bermúdez han estrenado oficialmente estas tareas de corte e injerto, asistidos por trabajadoras de Las Virtudes.

La técnica del injerto aportará valor añadido sobre un territorio y una cooperativa a la que pertenecen unos 500 socios de Barbate, Chiclana, Conil, Medina, Puerto Real y Vejer. En función de la demanda que susciten estas instalaciones se podrá crear nuevo empleo. Los cooperativistas ganan en competitividad para sus producciones hortícolas y reducen costes al no tener que adquirir las plantas injertadas fuera de la provincia de Cádiz. Al prescindir del transporte de injertos desde otras provincias se reduce el riesgo de deterioro de las hortalizas. Se gana, en cambio, una oportunidad para fortalecer los cultivos propios frente a plagas y enfermedades, además de reducir el uso de insecticidas y pesticidas. Todos estos valores motivan que Bartolomé Ramírez, presidente de Las Virtudes, haya descrito la nueva situación “como una página histórica para la horticultura de la provincia de Cádiz”.

PUBLICIDAD

Compartir con:

Noticias relacionadas