Costa Cádiz Comunicación

 Novedades

“La Depresión” por Esther Redolosi

“La Depresión” por Esther Redolosi
21 noviembre
09:50 2017

Psicología  | Esther Redolosi.- Como os dije hace 15 días hoy hablábamos de la depresión. Éste es un trastorno mental frecuente que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, trastornos del sueño (duerme demasiado o muy poco), trastornos del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. También suele aparecer deterioro en la apariencia y en el aspecto personal, enlentecimiento psicomotriz, tono de voz bajo, llanto fácil, disminución de la atención, verbalización de ideas pesimistas (culpa, inutilidad) y quejas somáticas. Además es uno de los factores de riesgo de la conducta suicida.

PUBLICIDAD

Para poder intervenir de manera eficaz es fundamental hacer un buen diagnóstico. Cuando un paciente llega a nuestro centro presentando la mayoría de estos síntomas, a la vez que iniciamos la evaluación sugerimos que acuda a su médico de cabecera para hacerse una analítica. Descartar que haya una patología médica es un paso importante para continuar la intervención ya que la depresión puede estar relacionada con otra enfermedad médica, consumo de drogas o con alguna medicación prescrita.

Una de cada cuatro o cinco personas tendrá algún episodio depresivo en su vida por lo tanto es esencial conocer toda la información relevante en este campo.

Hay factores que pueden influir en la aparición de la depresión como los cambios vitales (separación, duelos, nacimientos hijos, abandono del hogar), eventos traumáticos o estresantes, problemas de salud, problemas económicos y problemas en las relaciones personales.

Afortunadamente hay ciertas cosas que podemos hacer para prevenir, en la medida de lo posible, la aparición de depresión. Realizar actividades agradables, no dejar las cosas medio hechas, cultivar aficiones, cuidar las relaciones con los demás, afrontar los problemas buscando las soluciones, mejorar nuestro autoconcepto, cuidar la salud física (descanso, dieta, ejercicio…), enfocarnos en el momento presente y estar en activo con proyectos vitales importantes para nosotros. Además intentar tener una mente más sana deshaciéndonos de los pensamientos dañinos.

Como madre me atrae la idea de poder prevenir este trastorno en mis hijos y sé que a muchos papás y mamás también les gustará. Para ello y para quienes quieran profundizar hay un libro maravilloso de la psicóloga Victoria Del Barrio titulado “Los problemas psicológicos infantiles” donde dice que lo principal consiste en lograr una buena comunicación y en promover en el niño todo aquello que le permita afrontar su vida desde la seguridad.

A continuación describo tres puntos fundamentales que influyen en la salud mental de los más pequeños:

  • Felicidad de los que les rodean. Los padres habitualmente estamos sometidos a toda clase de problemas y tensiones. Por consiguiente, es esencial que sepamos alejarnos a tiempo de ellos, analizarlos y alcanzar su posible solución antes de que se conviertan en inmanejables. También es necesario tomarnos descansos, satisfacciones y diversiones que puedan dulcificar las rutinas diarias. La alegría de los padres es el mejor antídoto que se conoce para la depresión de un niño.
  • Comunicación. Somos seres sociales y tenemos necesidad de comunicación. Si ésta es cálida y fluida, la mayor parte de los problemas se minimizan. Sería bueno que los padres estemos especialmente atentos a conseguir una buena comunicación con nuestros hijos, modificando las formas a medida que la edad del niño lo requiera. Es importante destacar que los padres no debemos implicar a los hijos en los problemas de la pareja; éstos han de ser resueltos a puerta cerrada, siempre que ello sea posible. La mayor parte de los niños no entienden los conflictos de los adultos y se sienten amenazados y culpables de ellos. Evitar esto es ya una acción preventiva.
  • Autoeficacia. La vida de un niño está orientada al futuro y una de las tareas importantes de su educación es prepararles para él. Sería bueno que los padres estemos atentos a cuáles son las capacidades de nuestros hijos y cuáles son las características del mundo circundante, así como proporcionarles la educación e información necesarias para afrontar su vida.

La depresión infantil es una experiencia dura para un niño puesto que elimina su felicidad. Y la infancia determina buena parte de la salud mental adulta.

Si sientes que puedas estar pasando por una depresión, entonces, sin dudarlo, sería bueno que buscaras ayuda profesional. Las personas que reciben terapia psicológica para este trastorno acaban siendo fuertes y disponiendo de mejores estrategias de afrontamiento que antes de padecerla. Se puede conseguir ver ciertas situaciones y relaciones con más claridad y puede que acabe adquiriendo la fortaleza y sabiduría necesarias para tomar decisiones y realizar cambios en su vida que antes evitaba.

Es importante poner pronto los medios para hacerla desaparecer. Lo que no puede hacerse, de ninguna manera, es cruzarse de brazos y lamentarse. El futuro y la felicidad están en juego y hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos.

 

Esther Redolosi Sánchez

Psicóloga sanitaria

(Experta en Psicopatología y Salud)

625 136 968

estheredolosi@hotmail.ccom

www.estheredolosi.com

PUBLICIDAD

Compartir con:

Noticias relacionadas