diaconosEn la tarde del 27 de septiembre, en la S.A.I. Catedral de Cádiz, los dos seminaristas de San Bartolomé dieron el paso previo al sacerdocio. Gerardo de la Hoz y Darío Iglesias asumieron el compromiso de servir a la Iglesia y al pueblo de Dios.

Mons. Rafael Zornoza presidió una ceremonia en la que ambos diáconos estuvieron arropados por muchísimos fieles, familiares y sacerdotes, que abarrotaron el primer templo diocesano.

Durante la celebración, el obispo de Cádiz y Ceuta, refiriéndose al ministerio de la diaconía, aseguró que “este don pone en juego nuestra propia libertad y necesita de nuestra entrega total. Durante toda vuestra vida seréis sacerdotes consagrados a Dios. Esta consagración hace que vuestro afecto recale en el corazón de Dios”.

Por otro lado, Mons. Zornoza habló de la importancia de la oración en el día a día del diácono. “La oración como expresión de la conversación con Dios, que da unidad y la dirección en la que se debe caminar”.

Así, el prelado afirmó que “tenemos que pedirle a Dios el don del discernimiento y que nos dé la luz para no caer en la tibieza y la mundaneidad”.

Por último, el obispo diocesano insistió en la necesidad de estar cerca de los pobres. “Os hacéis diáconos para servir a los pobres. El sacramento que ahora recibís os fortalecerá y Cristo os introducirá en la dinámica de la santidad para imitarle y salvar al mundo. Imitad a los santos y contad, para ser fieles, con la oración de toda la Iglesia”.