La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha intensificado el seguimiento a la entidad que gestiona los recursos

publicidad


Redacción | PROVINCIA.- La directora general de Infancia, Antonia Rubio, acompañada por el delegado territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de Cádiz, Miguel Andréu, ha visitado un centro de menores de la provincia de Cádiz que gestiona la entidad El Molinillo para comprobar de primera mano la atención a los menores extranjeros no acompañados. 

Tanto Rubio como Andréu se han interesado por la situación de los menores, después de que tres de las trabajadoras del centro están sido investigadas por un supuesto abandono de menores. 

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha insistido en que en este asunto la prioridad es el bienestar de los menores, por lo que todas las actuaciones que se están desarrollando van encaminadas a garantizar la adecuada atención de los menores.  

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación abrió una investigación interna e inició un trabajo de análisis en el mismo momento en que se tuvo conocimiento de los hechos. Así, desde la Delegación Territorial de de Cádiz se ha incrementado el seguimiento a este centro. Igualmente se ha extendido el seguimiento no solo al centro investigado, sino a todos los que gestiona la entidad Hogar El Molinillo en las provincias de Cádiz y Málaga.

Dentro de estas actuaciones, la directora general de Infancia y el delegado territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de Cádiz han realizado esta visita al centro, donde ya no ejercen sus funciones las trabajadoras investigadas. 

La Junta de Andalucía ha asegurado que la asistencia a los menores extranjeros no acompañados  está más que garantizada y en este año se ha desarrollado una racionalización de los recursos que ha permitido una mejor atención a los menores que han llegado a las costas andaluzas. 

Así, el número de menores extranjeros no acompañados que han pasado por el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía en el primer semestre de 2019 se ha incrementado un 31% respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, hasta 4.369 niños, niñas y adolescentes han pasado por este sistema frente a los 3.335 que lo hicieron en 2018. 

En este primer semestre, un total de 2.029 menores extranjeros no acompañados han ingresado en algún recurso de protección de menores, un 41% más que en el mismo periodo de 2018.

Actualmente, el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía cuenta con una red de recursos residenciales, tanto para menores extranjeros como para nacionales, de 2.359 plazas. De ellas, 1.927 están gestionadas por entidades colaboradoras y 432 directamente por la Junta. Estas plazas se distribuyen por toda la comunidad autónoma y en estos centros se desarrollan distintas modalidades de programas: residencial básico, primera acogida, discapacidad, inserción sociolaboral, etcétera.  

Además, con el objetivo de mejorar la atención inmediata de las necesidades básicas de alojamiento y manutención se han sumado hasta ahora 1.319 plazas a la red normalizada de recursos residenciales destinados a estos menores a través de la Orden del 25 de febrero, para lo que se han destinado en torno a 18 millones de euros.