La europarlamentaria, Clara Aguilera, está poniendo especial atención a la situación del sector pesquero andaluz y más concretamente al gaditano. Según Aguilera “esta semana el ICAP, organismo que se encarga de establecer las cuotas pesqueras del atún rojo, debería tener en cuenta el adelantar la cuota pesquera de esta especie de 2017 al 2016, ya que todos los estudios científicos apuntan a que esa situación no mermaría los caladeros”. Debido al debate que se está suscitando en el seno de la UE con este asunto la socialista pide arrojo y considera que es preciso que el comisario Vella defienda ante el ICAP los intereses de los pescadores españoles y por ende los gaditanos.

Así pues, en este sentido, la europarlamentaria apuesta desde la institución europea por el importante papel que desempeñan los almadraberos de la provincia. “El sector pesquero de Cádiz se merece que la Comisión Europea tenga en su agenda el exigir un aumento de las cuotas, pues, no sólo es factible a nivel medioambiental, sino que su técnica de las almadrabas no vienen más que a reforzar ese compromiso con el equilibrio de los caladeros de atún rojo”, arguye Aguilera. Además, ha presentado una declaración por escrito defendiendo esta técnica milenaria ya que considera que es de los métodos más antiguos que existen para la captura del atún.  “Es un método que respeta el medio ambiente marino debido a su carácter estacional y local, la estructura de sus artes de pesca fijos, su bajo consumo de energía y su escasa producción de residuos”, argumenta la socialista. Añade a todo esto que “existen otras razones que explican su reducido impacto en el medio ambiente, a saber, el breve tiempo que el pez permanece atrapado, el tamaño de la red, que garantiza que las capturas accesorias son mínimas, y el hecho de que los peces capturados son ejemplares adultos que ya se han reproducido y desovado”.

En cuanto a datos de empleo, primordiales para la provincia de Cádiz, la pesca con almadraba crea aproximadamente 43 puestos de trabajo por buque, en comparación con los diez puestos por cada buque dedicado a la pesca del atún con red de cerco en el Mediterráneo o por cada palangrero que faena en aguas internacionales. Asunto que Aguilera también ha defendido en su escrito a la Comisión Europea. Destaca también el carácter excepcional de este arte de pesca y dice que “se debería considerar la posibilidad de que se fije una cuota científica adicional para la pesca con almadraba a fin de evaluar los efectos del plan de recuperación, que garantiza la rentabilidad financiera de la pesquería”.

Por último, la europarlamentaria ha querido dejar patente que es necesario que se permita el acceso a nuevas subvenciones para que fomenten la creación de pymes relacionadas con la almadraba que generan valor y empleo en una provincia tan castigada por el desempleo como es Cádiz. Así pues, dice Aguilera que “desde Europa se tiene que apoyar la iniciativa de incluir la pesca con almadraba en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO”.