La sesión de anoche la abrió el coro “Estamos encantados” de Longobardo. Un coto venido a menos y con muchos problemas importantes de afinación. Algo parecido le ocurrió a la chirigota “Los maniáticos” que no dio con la tecla para hacer reír al teatro. Sin duda no estamos teniendo suerte con las chirigotas sanluqueñas este año.

La comparsa “Los Desvelados” de Fran Quintana fue la primera sorpresa de la noche. Este autor esta consiguiendo, paso a paso, ese hueco tan ansiado de una semifinal. Un grupo muy trabajado con un tipo rebuscado pero bien desarrollado. La llegada de Antonio Rivas al cuarteto no fue como hubiera deseado con ” Misión Imposible. Los Astromantas”. Menos mal que su coautor Manolo Zambrano expuso un buen personaje en escena que lo libra de la quema. Los mejores golpes de la trama los dejo ‘el impaciente’.


Y llego el momento de la comparsa de los “carapapas” “El Ángel de la Guarda”. Un cambio de estilo en cuanto a las maneras de montar el grupo, mas músicas y menos estridencias. Las músicas no llegan a cuajar (todo suena a agrupaciones anteriores, incluso de otros autores) haciendo muy superior las letras que las músicas. Habrá que esperar a próximos pases.

La nota de la noche fue la chirigota “No tengo el congo pa farolillos” de Vera Luque. Una chirigota con una idea arriesgada que va enganchando al publico a mas. La presentación pincha sin duda, aunque parece que gusta esos dos pasodoble tan diferentes y que seguro vendrá muy bien al grupo. Una vez mas, GRAN POPURRI.

Cerro la comparsa “El Oro Negro” con una actuación muy decente. La pena una vez mas es que el teatro se quedara vacío. La posición de las cabezas de serie no le está viniendo bien a las agrupaciones que cierran sesión. ¿Quien dijo que esto convenía?

Compartir con: