Ante las manifestaciones de los placeros relativas a la apertura del mercado de abastos, desde el Gobierno municipal cabe indicar que los responsables del retraso de la reapertura son ellos mismos, debido a su falta de previsión y a la expectativa de permanecer el mayor tiempo posible en la Calzada.

Los placeros saben que a finales de diciembre terminaron los trabajos y, además de las numerosísimas reuniones mantenidas con ellos, aceptaron de manera individual cada uno de los puestos entre enero y febrero, aceptaciones firmadas concretamente entre los días 10 de enero y 9 de febrero de este año (se adjunta copia). Desde esa misma fecha, desde enero, conocían la previsión de trasladar el mercado en el menor tiempo posible.

Los comerciantes también conocen las medidas y pormenores de sus puestos desde la terminación de estas obras. Se han producido visitas con los comerciantes tanto en grupos como a título individual cuando así lo han requerido, así como acompañados por sus asesores técnicos, desde el pasado 16 de enero, fecha en la que se les facilitaron planos digitales para que pudieran conocer las mediciones del equipamiento.

Lo que parece claro, con este nueva pataleta, es que la única intención de los placeros ha sido siempre permanecer en la Calzada, con lo que se rompe la confianza que les otorgaron los sanluqueños con el mercado provisional en este paseo, ya que si bien no toda la ciudad estaba de acuerdo en su día con esta decisión, se aceptó por ser provisional.

También sorprende que se diga que hay 200 familias pasándolo mal, cuando han sido los propios comerciantes los que han ido alargando el traslado y vuelta al mercado con sucesivas peticiones dirigidas al Ayuntamiento.

Puede ser que algunos comerciantes estén en apuros, y precisamente para evitarlo se les avisó con tiempo, pero también lo es que no todos están en esta situación, dado que no han dudado en aportar una elevada cantidad de dinero para contratar a un abogado.

Además, y a pesar de las quejas, alguno de ellos no han dejado de trabajar, ya que varios tienen negocios fuera del mercado, entre los que se encuentra el propio presidente de los placeros, que ha continuado con su actividad.

En cuanto a las obras de demolición del mercado provisional, se efectuarán después de la Feria de la Manzanilla y tendrán una duración efectiva de aproximadamente un mes desde la adjudicación de los trabajos. Como cualquier obra pública debe seguirse el procedimiento de licitación conforme a la Ley de Contratos del Estado en vigor.

Los trabajos consisten en la eliminación completa del mercado provisional y la reposición del espacio de la Calzada.

Compartir con: