Redacción | San Fernando.- Dado que confluyen en esta materia la competencia de la administración regional, sobre protección y bienestar de animales, y la de los municipios respecto de la gestión y disciplina de los animales de compañía y animales potencialmente peligrosos, así como para la gestión de los respectivos registros municipales, se configuró el mencionado Consejo Andaluz, con la finalidad de hacer efectivos los principios que rigen las relaciones interadministrativas entre las administraciones implicadas.

La Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), designaba así a la alcaldesa isleña como representante titular y vicepresidenta del Consejo a raíz de la modificación del Decreto 525/ 2012, por el que se creaba el Consejo Andaluz de Protección de Animales de Compañía, a través del Decreto 169/2017 que, entre otras novedades, contempla la presencia de representantes de los diferentes sectores relacionados con los animales de compañía como miembros del mismo.


Entre sus fines, tal y como detalla la regidora isleña, se encuentra la colaboración y el desarrollo de una gestión “eficaz” de las actuaciones en esta materia entre la Junta y los municipios andaluces, así como la de posibilitar la participación de la sociedad en el diseño y desarrollo de una mejor y más eficaz gestión de las actuaciones en dicha materia.

Así, entre sus funciones tiene la emisión de informes sobre proyectos de disposiciones reglamentarias que se elaboren sobre protección y bienestar de animales de compañía, realizar estudios que le soliciten las administraciones públicas con competencia en la materia; proponer todas aquellas cuestiones que consideren oportunas relativas a la protección y bienestar de animales de compañía, así como al régimen de licencias y control de animales peligrosos; o proponer medidas para una mejor gestión y coordinación de los registros municipales de animales de compañía y del Registro Central de Animales de Compañía de Andalucía.

Tal y como destaca Cavada, la protección de animales ha ido despertando en los últimos años “un interés creciente en la ciudadanía” y una “mayor sensibilidad y respeto” hacia los animales de compañía, unido a que la actual sociedad demanda a las administraciones públicas “mayores dosis de transparencia y participación”, los principales representantes de las asociaciones protectoras de animales de compañía, asociaciones de criadores de perros como principal animal de compañía y las asociaciones de establecimientos de venta de animales, forman parte con carácter permanente del Consejo Andaluz de Protección de Animales de Compañía y participan en las funciones que este órgano tiene encomendadas.

Asimismo, forman parte del mismo “expertos conocedores sobre la materia que aporten sus conocimientos”, por lo que se incluye a un representante de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba y otro del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios

Cabe recordar que la alcaldesa, que también forma parte de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), también pertenece al Consejo Municipalista de la FAMP como miembro del órgano de gobierno de la Comisión Ejecutiva de la FAMP.

Compartir con: