publicidad


La Federación Local de asociaciones de Padres (FLAPA), ha comparecido en rueda de prensa para denunciar públicamente la incertidumbre que sienten ante la supresión de cinco unidades en la localidad. Una supresión que a su juicio, no tiene ningún criterio máxime aún, cuando se llevará a cabo en los centros educativos con mas demanda.

La noticia la conocieron por parte del jefe de Planificación, mediante correo electrónico, argumentando que la supresión se realizaría en base al principio de rotación consensuado en la localidad. «Es cierto, que junto con una representación del sector de directores hemos mantenido diversas reuniones para tratar estos temas, pero a la hora de realizar la planificación no se ha contado y ni siquiera se ha pedido opinión a esta representación, por lo que una vez conocido la planificación nos volvemos a reunir con los directores, dónde también se muestran disconformes», aseguran.

Con este problema encima de la mesa, la FLAPA ha solicitado ya, varias reuniones con el nuevo Delegado Provincial de Educación. No será hasta el próximo lunes cuando, el delegado reciba a la federación y aclaren las intenciones de Educación, en esta materia. No obstante, el delegado ha querido trasladar un mensaje de tranquilidad a los padres, asegurando que todos los centros que tengan suficientes solicitudes, mantendrán las dos unidades.

Según apuntan desde la FLAPA, en el encuentro que mantendrán próximamente con el delegado, pretenden trasladar tanto el tema de la supresión de las dos unidades como la bajada de la ratio a 20 alumnos, con el objetivo de mejorar la calidad educativa de todos y cada uno de ellos.

De igual manera, no van a dejar de pasar la oportunidad para trasladar otro de los temas que preocupa a la federación, como es la planificación prevista para los niños de nueva incorporación con necesidades educativas especiales (NEE). En la actualidad, tienen prevista 16 plazas frente a las 52 que asegura tener el equipo público de orientación educativa EOE. De esta 16 plaza solamente tres están previstas para la zona oeste,  «claramente insuficiente para la demanda que se prevé», como apuntan desde la FLAPA.

«En la Comisión de Escolarización se informan a los directores que no van a tener plaza NEE que “inviten” a los padres que quieran echarla en ese colegio a que lleven la solicitud a los centros que sí lo tenga, creando esto una gran controversia ya que no se va a tener en cuenta si tiene hermanos en el centro o la distancia al domicilio lo que nos parece que va a ser un agravio
comparativo con las demás familia», aseguran.

A esta situación hay que añadir que no están contempladas las horas extraordinarias para los monitores en las salidas o excursiones para el acompañamiento que necesitan estos niños con necesidades especiales, para que puedan realizar la misma actividades que el resto de sus compañeros. Una situación que pone en jaque a la comunidad educativa, dejando desamparados a estos alumnos, por la falta de previsión.