La fragata “Santa María” ha regresado hoy a la Base Naval de Rota, de la que zarpó el 6 de diciembre del año pasado, concluyendo un despliegue de cinco meses y medio, integrada en la operación “Sophia” de lucha contra el tráfico ilegal de personas en aguas del Mediterráneo central. La “Santa María” zarpaba el pasado 15 de mayo desde el puerto italiano de Catania, después de realizar el relevo con otra fragata española de su misma clase, la “Numancia”, actualmente desplegada en aguas del Mediterráneo.


Durante este tiempo, el buque de la Armada ha identificado a una decena de personas sospechosas de tráfico de personas y otras actividades ilícitas, de las que, hasta ahora, las autoridades italianas han confirmado el procesamiento de seis presuntos traficantes de personas. Además de todo ello, han conseguido rescatar a 1.400 personas, entre ellas niños de corta edad, que lamentablemente ponen en riesgo su vida exponiéndose a las duras condiciones en el mar tras salir de las costas de Libia.

El compromiso de España en esta misión es muy alto, y por ello pone a disposición de la operación buques y aeronaves con carácter permanente. La Operación Sophia. EUNAVFOR–MED (2015) es una misión de carácter multinacional liderada por la UE, según decisión del Consejo de la UE, que contribuye a los esfuerzos para prevenir la pérdida de vidas en el mar y para abordar las causas de esta emergencia humanitaria.

El nuevo mandato de la misión, incluye desde julio de 2017 dos nuevos cometidos, la monitorización de la marina y los guardacostas libios tras su periodo de formación, y efectuar nuevas actividades de vigilancia y recopilar información sobre el tráfico ilegal de petróleo desde Libia, fortaleciendo las posibilidades de compartir datos relativos al tráfico de personas con las fuerzas de seguridad de los Estados miembros, la agencia Frontex y Europol, según una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

La fragata “Santa María” (F-81), primera de la serie de seis fragatas, fue construida por la empresa nacional Bazán, en su factoría de Ferrol y fue entregada a la Armada el día 12 de octubre de 1986. Al mando del capitán de fragata Rafael Guerra Soler tiene una dotación de 190 marinos, entre los que se encuentran 24 mujeres.

Compartir con: