publicidad


Ante la información difundida por el sindicato CSIF sobre la lavandería del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz, la Dirección Gerencia quiere aclarar ciertas cuestiones sobre las condiciones laborales de los trabajadores de estas instalaciones, así como sobre el estado de sus equipamientos.

En la lavandería, como no puede ser de otra forma, se cumplen todas las garantías de seguridad y no hay riesgo alguno para la integridad del personal que allí desempeña su labor. Cabe destacar, que para este servicio incluso se cuenta con un ergónomo, especialista que se encarga del estudio de la adaptación de las máquinas, muebles y utensilios a la persona que los emplea habitualmente, para lograr una mayor comodidad y eficacia.

En este punto hay que señalar que es absolutamente falso que las sacas de ropa sucia que de manera puntual, esto es, ante un atasco del circuito colgante, debe mover un trabajador con una pértiga pesen 50 kilos.

En cuanto a la supuesta “sobrecarga” de trabajo que señala el sindicato, no es tal. De hecho, los trabajadores de la lavandería tienen unas condiciones especiales de trabajo, por el que no están más de dos horas en el mismo puesto.

De otro lado, los equipamientos, como ocurre en otras instalaciones de cual-quier centro de trabajo, sufren averías. Es por ello que hay un equipo de ocho técnicos de mantenimiento para la lavandería; pero hay máquinas que precisan de piezas que vienen de fuera, por lo que el arreglo depende de los tiempos de terceros.

Actualmente, la empaquetadora es el único equipo que está pendiente de una reparación, y cuyo arreglo está previsto en los próximos días. En lo que se refiere a la avería, es una avería parcial ya que la máquina realiza todo el proceso de empaquetado excepto el cierre, que debe realizarse de forma manual.