Opinión | Hugo Cañellas.- Dicho así seguro que muchos no me entenderán, aunque por mi experiencia personal puedo afirmar que ser monárquico o republicano no es de derechas ni de izquierdas ni de centro, va en la persona.

Mientras que Rota está metida en plena pre-feria, algunos se empeñan en recordar cosas muy muy pasadas, y para mi punto de vista, nefastas, y si, me refiero a la época histórica de la Segunda República. Algunos, sin haberla vivido, añoran esa época, y yo me pregunto ¿Qué añoran? ¿Añoran como las fuerzas del orden detenían a políticos opositores? ¿Añoran las persecuciones religiosas y quemar iglesias?¿Añoran los campos de concentración? ¿Añoran como el Gobierno republicano regalo nuestros fondos de oro a los Rusos comunistas?¿Añoran la represión asturiana donde los militares mandados por la República mataron a los huelguistas mineros?… Claro que en la Segunda República se hicieron cosas bien, pero justificar eso es como justificar la Dictadura de Franco por que durante la Dictadura se hicieron pantanos o se instauró la Seguridad Social. Hay cosas indefendibles.

publicidad


Pero muchos, en su legítimo derecho, defienden la república como modelo de estado, y hay que diferenciar, durante la primera república la bandera fue de los mismos colores que tenemos ahora mismo. La bandera tricolor con la franja morada abajo no simboliza la república, simboliza sólo y exclusivamente a la Segunda República, y o bien el que la porta no sabe realmente lo que simboliza, o es que algunos quieren justificar una época manchada de sangre, miedo y represión.

Volviendo al título del artículo, yo creo realmente que la izquierda española cada vez es más monárquica, y a hechos me remito. La principal reivindicación de los republicanos es que el Rey no es elegido por el pueblo. Llevan razón, pero ¿Saben ustedes quienes tampoco son elegidos por el pueblo? Los alcaldes, los diputados de las Diputaciones, los presidentes de Diputaciones, los presidentes de las Comunidades autónomas, los presidentes del Congreso y el Senado, el Presidente del Gobierno y sus ministros… todos estos no son elegidos por el pueblo ya que, la sociedad votamos unas siglas y no a las personas.

Me explico un poco más y uso un ejemplo cercano. El podemista y afamado republicano Alcalde de Cádiz, el Kichi (sin entrar en si influyó o no el ser el novio de la líder andaluza de Podemos Teresa Rodríguez para ser elegido candidato a la alcaldía) fue elegido Alcalde por los Concejales del Ayuntamiento gaditano, no por los ciudadanos, los gaditanos votaron una lista electoral cerrada de un partido político, luego, esos Concejales electos eligen al Alcalde que a ellos les da la gana.

Pero me voy a otro ejemplo, los Diputados nacionales. En cada provincia nosotros votamos la lista de un partido político, lista cerrada y bloqueada. Luego, los diputados electos en el Congreso, de un partido u otro, eligen al Presidente del gobierno. La sociedad no elegimos al Presidente del Gobierno, lo eligen los partidos y sus diputados. Y luego, para más colmo, el Presidente electo elige a dedo a sus ministros, que pueden ser políticos o no.

Y luego tenemos otros casos mas alarmantes, mientras que algunos defienden el sistema republicano como modelo de estado, la socialista Susana Díaz enchufó a su marido en los cursos de formación de UGT, también tenemos el caso del que fuera Eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, que enchufó a su hija en la Junta de Andalucía, y un poco mas reciente tenemos al marido de Ada Colau enchufado en el Ayuntamiento de Barcelona, la ex novia de Pablo Iglesias enchufada como Diputada nacional o el sobrino de Manuela Carmena, enchufado también en el Ayuntamiento de Madrid.
¿Y todos estos políticos atacan a la Monarquía por que se hereda de padre a hijo? JA JA JA

Yo siempre me he autoproclamado progresista, y para mi progresista no es mirar para atrás en la historia constantemente, progresista es predicar con el ejemplo.