publicidad


nLa Junta de Andalucía considera que el debate sobre cómo se ordenará el tráfico en la calle Mendizába de Chiclana cuando pase el tranvía es un asunto que quedó zanjado hace cuatro años, una vez acordado con el Ayuntamiento cómo quedaría la circulación en esta zona de la ciudad y que se dio a conocer al nuevo equipo de gobierno municipal. Por ello, el delegado territorial de Fomento, Vivienda, Turismo y Comercio en Cádiz, Manuel González Piñero dice no entender cómo ahora, el alcalde de esta localidad encabeza una iniciativa para recoger firmas con las que solicitar que se habilite doble sentido de circulación en la referida calle.

Según explica González Piñero, en 2011, y a petición del Ayuntamiento de Chiclana, la Consejería de Fomento y Vivienda ya aceptó la modificación de la configuración de la calle Mendizábal, pese a que el proyecto constructivo contemplaba la peatonalización de la misma al 100%, posibilitando así la permanencia de una plataforma tranviaria en vía única para adaptarse a la estrecha sección del viario. Sin embargo, según explica el delegado, “fruto de la posición conciliadora y de cooperación que en todo momento ha mostrado la Consejería” la sección de esta calle fue modificada y se habilitó un carril de circulación para el tráfico rodado.

Además, según precisa González Piñero, el estudio informativo, que se sometió a información pública y ambiental en julio de 2003, no recibió alegación alguna contraria a la configuración prevista para esta calle cuando se implantara la plataforma tranviaria y, además, en 2007 se aprobó el proyecto constructivo, que también fue objeto de consultas por el Ayuntamiento de Chiclana. Posteriormente, en febrero de 2009, Junta y Ayuntamiento firmaron el convenio de colaboración para la construcción y puesta en marcha del tren tranvía a su paso por esta localidad y las obras empezaron en marzo de 2010. Con ello, el delegado de Fomento quiere indicar que “después de años de planificación, con exposición a información publica del proyecto y consenso institucional, como se puede deducir de la posterior modificación de la configuración definitiva de la calle Mendizábal por petición del Ayuntamiento, no parece razonable, ni adecuado, ni oportuno volver a reabrir un debate ciudadano para propiciar un nuevo cambio en unos momentos en los que la obra en Chiclana enfila su recta final para poder estar terminada a finales de año”, ha precisado.

Todo ello le hace llegar a González Piñero a la conclusión de que “la petición, ahora, de que se habilite un doble sentido de circulación a la calle Mendizábal es extemporánea y pone en peligro el cumplimiento de los plazos de una obra que precisa concluirse a finales de año para poder recibir toda la cofinanciación de Fondos FEDER que se aprobó en septiembre de 2014 con la declaración de Gran Proyecto de la Comisión Europea”.

Manuel González Piñero dice no fiarse ya del alcalde de esta ciudad, con quien ha tratado diversas cuestiones y ha llegado a acuerdos y después ha mostrado una actitud contraria a lo pactado, “lo que supone una evidente deslealtad institucional. Además, ha puesto obstáculos absurdos y ha llegando incluso a manipular, a mentir y a poner en boca de colectivos cuestiones sobre las que no se han pronunciado, con el único objetivo de fingir un posicionamiento de la ciudadanía contrario al proyecto del tranvía, una iniciativa en mucho va a beneficiar a este municipio”, ha afirmado.

Con esta actitud, según el delegado de Fomento, el alcalde se ha desacreditado por si mismo ante los chiclaneros al “manipular, falsear y utilizar estrategias de oposición al tranvía con el único fin de crear una cortina de humo para ocultar otros asuntos que le tienen que preocupar más y por los que tendrá que dar cuenta ante los juzgados”, ha manifestado González Piñero, quien también reprocha al Ayuntamiento el tiempo que ha tardado en dar su conformidad al convenio que va a permitir afrontar una obra tan importante para la ciudad como es la construcción del apeadero de autobuses, proyecto incluido como actuación complementaria de las obras del tranvía en Chiclana.

Finalmente, González Piñero asegura que el proyecto del tranvía “no tiene marcha atrás” y considera que la preocupación del Ayuntamiento  “ahora” tiene que centrarse en la línea 2, “que es la que va a permitir que desde Chiclana se llegue directamente al aeropuerto de Jerez, algo fundamental para el sector turístico del municipio, con una capacidad hotelera de más de 14.500 camas que hay que intentar llenar en todas las temporadas”, ha concluido.