publicidad


La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, impulsa la puesta en valor de la salina Nuestra Señora de los Dolores en el Parque Natural Bahía de Cádiz. Así lo ha indicado hoy el delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Daniel Sánchez, en el marco de una reunión mantenida en la capital gaditana con técnicos de esta Delegación Territorial y representantes de los ayuntamientos de San Fernando y Cádiz, ambos afectados por esta iniciativa, así como de la empresa Hydralia, que gestiona la depuradora de aguas residuales, situada dentro de la parcela de la salina.

En este encuentro se ha presentado el proyecto de restauración de esta salina, encuadrado en la Inversión Territorial Integrada (ITI Medio Ambiente) de Cádiz, dentro de un paquete más amplio que incluye un grupo de importantes salinas del Parque Natural Bahía de Cádiz (salina los Desamparados, Carboneros y La Esperanza).

El delegado territorial de esta Consejería ha mostrado “el compromiso del Gobierno andaluz para avanzar en la tramitación de esta iniciativa y contribuir a la recuperación de este tipo de espacios, a destacar su importancia y al impulso del turismo y la creación de empleo en la zona”.

El proyecto, con inversión prevista superior al millón de euros, tiene por objetivo principal la restauración de la salina y su adecuación para el turismo ornitológico. La Junta de Andalucía, a través de esta Consejería, será la encargada de ejecutar los proyectos, que posteriormente se pondrán a disposición de los titulares que lo gestionarán a través de empresas especializadas, generando “empleo azul” en el ámbito del Parque Natural.

La salina Nuestra Señora de los Dolores marca la actuación emblemática de todo este proyecto, por lo que la Consejería, dentro de la filosofía global de la ITI, quiere implicar a los ayuntamientos de Cádiz y San Fernando para que aporten sus ideas, sugerencias y necesidades durante la fase de redacción del proyecto de ejecución definitivo. Según se ha mencionado en el marco de la reunión de hoy, ya se encuentra redactado un anteproyecto inicial que contiene los elementos básicos que incluirá el documento.

En general, las actuaciones en la salina Nuestra Señora de los Dolores pueden dividirse en dos partes fundamentales. Por un lado, la restauración completa de los ecosistemas de la antigua salina, centrándose fundamentalmente en su posterior uso para las aves y, por otro, la rehabilitación de la casa salinera, conocida popularmente como el “Ventorrillo Dolores”, una edificación del siglo XIX, incluida en el Catálogo de Recursos Culturales del Parque Natural Bahía de Cádiz, que ha sufrido un importante deterioro durante los últimos años por causa de su estado de abandono.

Según se ha indicado en el marco de este encuentro, a corto plazo se pretende contar en la salina con una gran diversidad de ambientes que atraigan a distintos tipos de avifauna en función de sus necesidades de alimentación, descanso o nidificación. Por eso se va a actuar para la generación de zonas con aguas dulces, salobres, saladas e hipersalinas, de manera que los futuros visitantes tengan la posibilidad de contemplar la mayor variabilidad de especies que se pueden contemplar en el Parque Natural Bahía de Cádiz, pero en un espacio relativamente reducido (unas 70 hectáreas). Como novedad, el proyecto pretende usar las aguas regeneradas en la depuradora Cádiz-San Fernando para la creación y el mantenimiento de varios de los ambientes específicamente diseñados para su uso por las aves.

En la antigua casa salinera -restaurada siguiendo los cánones de la tipología constructiva local y manteniendo las soluciones de ornamentación originales y los elementos con interés arquitectónico-, se habilitará un centro de acogida para los visitantes. Aunque aún queda por definir el contenido del edificio, se prevé que pueda contar con salas de exposiciones y espacios para reuniones y actividades formativas. Otra de las ideas planteadas es habilitar un espacio que recupere la idea originaria del ventorrillo que antaño existió en la salina y que pretende convertirse en un punto de referencia gastronómico centrado en los productos locales de calidad y en la amplia tradición culinaria de la Bahía de Cádiz.

Además de las obras de restauración, el anteproyecto contempla igualmente la creación de cierta infraestructura y equipamientos que faciliten las actividades propias del turismo ornitológico, tales como senderos, observatorios, miradores, señalización, etc.

A modo de conclusión, según ha resumido el delegado de esta Consejería, “la iniciativa de Nuestra Señora de los Dolores contempla varias vertientes importantes, la restauración ambiental de una salina en proceso grave de deterioro, la recuperación de elementos señeros del patrimonio cultural del Parque Natural y la puesta en marcha de una actuación económica generadora de empleo y riqueza en la comarca de la bahía gaditana”.