Redacción | Provincia.- El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha lamentado el reparto de cuotas pesqueras acordado por Bruselas para 2018, por el que se reducen las posibilidades de pesca para la merluza y el jurel, mientras que se mantiene el mismo Total Admisible de Captura (TAC) que en 2017 para el boquerón.


El representante del Gobierno andaluz se reunirá próximamente con el sector pesquero para analizar el acuerdo alcanzado por el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea (UE), “ya que aunque se ha suavizado la posición inicial de la que partíamos, se han reducido las posibilidades pesqueras para especies de gran importancia económica para nuestra flota, por lo que no podemos estar satisfechos”. El consejero ha reconocido que “la situación que se planteaba era bastante complicada, me consta que las negociaciones han sido duras y ahora tenemos que hacer una reflexión sosegada con el sector, analizar la situación y ver los pasos que debemos dar”.

Según el reparto alcanzado en Bruselas, donde ha estado presente una delegación andaluza encabezada por la directora general de Pesca y Acuicultura, Margarita Pérez, para seguir de cerca las negociaciones, se reduce un 12% el TAC para la merluza del sur frente al recorte del 30% que planteaba la Comisión Europea. El Golfo de Cádiz tendrá 340 toneladas, 46 toneladas menos que en 2017. En cuanto al jurel, se recortan un 24% las capturas en los caladeros del sur, tal y como planteaba la Comisión, y al Golfo de Cádiz se le asignan 628 toneladas, 159 toneladas menos que en 2017.

Para el boquerón, la UE mantiene para el año que viene el mismo TAC que en 2017, y al Golfo de Cádiz le corresponden 5.910 toneladas. Y respecto a la cigala, se ha establecido una cuota de 100 toneladas para las capturas en aguas frente a la costa portuguesa y en el Golfo de Cádiz.

Andalucía venía defendiendo un aumento de cuota para el boquerón y el jurel y el mantenimiento, al menos, de las posibilidades de pesca para la merluza, tal y como se lo trasladó el consejero a la ministra Isabel García Tejerina en el último Consejo Consultivo de Política Pesquera para Asuntos Comunitarios celebrado en Madrid a principios de diciembre. Para Rodrigo Sánchez Haro, conseguir una mayor cuota de boquerón era fundamental, teniendo en cuenta el futuro incierto al que se enfrenta la pesquería de la sardina y la alta dependencia de la flota de cerco del Golfo de Cádiz (son 86 barcos y 830 tripulantes) de las capturas de estas dos especies.

También para el jurel y la merluza se había planteado la necesidad de obtener más cuota para garantizar la rentabilidad del sector que opera en este caladero. Esta decisión, según el consejero, estaría justificada si se tienen en cuenta los indicadores del Comité Científico del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES).

Compartir con: