publicidad


Las delegadas de Gobierno y de Salud y Familias abordan el Plan de Actuación para el Control de Vectores Culícidos en Respuesta al Brote de Fiebre del Nilo Occidental

La delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, Ana Mestre, y los delegados territoriales de Salud y Familias y Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Isabel Paredes y Daniel Sánchez, respectivamente, han mantenido esta mañana una reunión telemática con representantes de los Ayuntamientos de Vejer, Puerto Real, Barbate, Conil, Alcalá de los Gazules, Medina Sidonia, Benalup-Casas Viejas y de la Diputación Provincial sobre la fiebre del Nilo.

Este encuentro, convocado por la Delegación del Gobierno, ha servido para abordar el Plan de Actuación para el Control de Vectores Culícidos en Respuesta al Brote de Fiebre del Nilo Occidental, especialmente en las zonas establecidas de riesgo por parte de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias. En el caso de la provincia, en la actualidad se han establecido dos zonas de riesgo, una situada en el término municipal de Puerto Real y otra en el triángulo formado por los términos municipales de Alcalá de los Gazules, Benalup-Casas Viejas y Medina Sidonia, así como los términos limítrofes, como son Vejer, Conil y Barbate, donde puedan existir condiciones ambientales que puedan favorecer la existencia de focos larvarios.

La delimitación de una o varias zonas de riesgo tiene en cuenta la información obtenida de la investigación epidemiológica de los casos, las condiciones naturales y ambientales que determinan las zonas de predisposición y otras fuentes, como las procedentes del sistema de vigilancia de equinos. Es por ello que las áreas de Salud y Medio Ambiente están en coordinación; de hecho, el pasado sábado se celebró en Jerez una reunión de representantes de ambas delegaciones, con la presencia de Ana Mestre, Isabel Paredes y Daniel Sánchez. 

Un vez establecidas estas zonas se han planteado tres tipos de actuaciones; la primera de información a la población de las necesidades de protección contra la picadura de mosquitos y evitar situaciones domésticas o peri domésticas que favorecerían su cría. 

En este sentido, desde el Servicio de Vigilancia Epidemiológica recuerdan que no hay transmisión de persona a persona y que dicha transmisión es por picadura, así, las medidas de prevención de la infección en humanos están basada en evitar las picaduras de mosquitos, por lo que se recomienda:

Emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas.
Intentar no permanecer al aire libre entre el atardecer y el amanecer.
Hay que procurar dejar la luz apagada.
Hay que seguir diariamente una correcta higiene corporal.
Evitar los perfumes intensos.
Usar ropa que cubra lo máximo posible la piel y sacudirla antes de usarla si se ha tendido en el exterior.
Hacer un uso adecuado de los repelentes, siguiendo estrictamente las recomendaciones sobre el modo y frecuencia de uso descritos por el fabricante.
Si se usa crema para el sol, hay que aplicarla primero, dejar absorber durante veinte minutos y, entonces, aplicar el repelente de mosquitos.

Fases 1 y 2

Las otras dos actuaciones restantes son la Fase 1 de control vectorial, en la que están implicados directamente los ayuntamientos y sobre la que se le ha informado especialmente en la reunión de hoy; esta consiste en dar respuesta de manera urgente a la eliminación de la mayoría de la población adulta de mosquitos que pudiesen estar asociados al brote.

Finalizada la Fase 1 de choque, se desarrollará una Fase 2 con nuevas actuaciones de control del vector y sus larvas; tiene un alcance a medio plazo y con una extensión territorial mayor respecto al área periurbana. 

Este es uno de los encuentros previstos, ya que la Junta está a disposición de los representantes municipales para coordinar actuaciones y asesorar técnicamente en aquellas que son competencia de los Ayuntamientos; en este sentido, por parte del Consistorio de Puerto Real ya se ha aprobado su adaptación local al plan de actuación tras ser presentado y subsanado por técnicos autonómicos. 

La delegada del Gobierno ha puesto en valor el plan de actuación que desde hoy ya tienen ayuntamientos y Diputación; en sus palabras, esta “hoja de ruta es un manual para saber cómo trabajar con instrucciones muy específicas, desde la fase informativa a la población, que debe ser clara, concisa y concreta hasta la 1 y 2 de control de vectores”. 

En este sentido, Mestre ha recordado que en la primera fase “ya entran en acción los propios ayuntamientos y la Diputación”. Desde la Junta, ha explicado, “estamos en primera línea trabajando con los técnicos, que son quienes tienen perfectamente controlada la situación, pero se requiere un esfuerzo como ante cualquier circunstancia extraordinaria y eso es lo que yo le pido a la Diputación  y a los consistorios”; así, ha reiterado que “no sólo puede haber una administración en primera línea, hace falta voluntad y que todos arrimemos el hombro con diligencia para preservar y proteger a la población”.