Redacción | Provincia.- El delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, Fernando López Gil, ha presentado hoy las principales conclusiones del Plan de Acción e Implementación de Actuaciones para el sector aeronáutico de Cádiz, un estudio que no solo incluye una radiografía detallada de esta actividad y su presencia en la provincia, sino que también esboza las principales líneas estratégicas y áreas de actuación que se puedan llevar a cabo para potenciarla en el marco de la Inversión Territorial Integrada (ITI) y del TEC (Parque Tecnológico del Sur), un emplazamiento clave para este desarrollo industrial.

López Gil ha explicado hoy que el estudio realizado por la Agencia IDEA a través de reuniones y entrevistas con las principales empresas aeronáuticas, tanto tractoras como auxiliares, así como con entidades y organismos relacionados, desvela que esta actividad estratégica para la provincia “no solo es un sector fuerte que ha crecido bien incluso en tiempos de crisis, sino también una actividad de alta tecnología instalada en el territorio que quiere luchar para seguir estando a la vanguardia”.


Los principales objetivos de este informe se centran en estimular la actividad en la provincia no solo de la mano de los agentes existentes, sino de los emprendedores que puedan nacer en torno a esta actividad y de operadores de otros lugares que puedan interesarse por su asentamiento en la provincia; facilitar las sinergias y colaboración entre las empresas; propiciar una unión de todos los agentes en el clúster aeronáutico andaluz; y fortalecer a las empresas y operadores públicos del sector en la provincia de Cádiz para el máximo aprovechamiento de las oportunidades que el sector ofrece hoy y del empleo de los recursos productivos y de conocimiento que ya existen en Cádiz.

Para ello, el estudio realizado incluye un diagnóstico completo y detallado de la situación del sector aeronáutico en Cádiz que desvela que este sistema productivo, sobre todo en el ámbito civil, cuenta con grandes tractoras o empresas fabricantes -como Airbus- que dominan el mercado y que han optado por reducir el número de subcontratistas que suministraban a los fabricantes y seleccionar un subcontratista de primer nivel (TIER1) con tamaño suficiente para garantizar una gestión independiente y con una capacidad financiera suficiente como para compartir los riesgos en el lanzamiento de una nueva aeronave. De hecho, Airbus ha pasado de una externalización del 30% del coste total de producción al 70%.

En palabras del delegado del Gobierno, “eso ha favorecido la creación de un grupo de empresas que son socias estables de las tractoras y en las que se genera empleo”. Así, el estudio recalca que este sector, de alto contenido tecnológico no solo en los productos sino también el proceso de producción, cuenta en Cádiz con tres compañías proveedores de primer nivel en el sector aeronáutico. Este tipo de suministradores se caracteriza por tener suficiente capacidad industrial, técnica y financiera para captar grandes contratos de los principales constructores aeroespaciales mundiales sin necesidad de intermediarios. Estas empresas son Alestis Aerospace, Aernnova Andalucía y Aerosur (Grupo Aciturri).

Por último, López Gil ha explicado que actualmente en el sector aeronáutico de Cádiz se han identificado 41 empresas que pertenecen a la industria auxiliar o trabajan como subcontratistas tanto para empresas tractoras como para otras auxiliares. Respecto a la ubicación, destaca El Puerto como ciudad que alberga mayor número de empresas auxiliares con 13 de ellas (32%), seguido de Cádiz con 11 (27%) y Puerto Real con 8 (20%). Estas empresas se centran sobre todo en los servicios especializados de ingeniería aeronáutica o actividades de montaje de medianos y pequeños conjuntos. Además, hay que destacar que en Cádiz el 58% de las empresas han sido creadas para cubrir las necesidades del sector y únicamente el 16% provienen de la Universidad (spin off), “por lo que aquí existe también un amplio campo de trabajo para seguir potenciando este modelo”, ha insistido el delegado.

Las cifras del sector

López Gil ha recalcado hoy que la industria aeronáutica andaluza en general, así como la provincial, ha ampliado en los últimos años su facturación, capacidad de producción, plantillas e inversiones en formación y adaptación a la normas de calidad e I+D, reforzando el sector con proyectos de concentración empresarial y diversificando productos y clientes. “A pesar de la crisis económica, el sector tiene cifras positivas al alza”, ha insistido.

En lo que respecta al empleo, el estudio refleja que las empresas de Cádiz aglutinan el 22% del empleo directo del sector en Andalucía, y suma un total de 2.599 puestos de trabajo entorno al sector en la provincia. “Desde el año 2004 en el que se contabilizaron 1.322 empleos hasta la actualidad la evolución es más que positiva”, ha detallado López Gil.

Según las entrevistas realizadas a las empresas del sector, se trata de empresas fuertes y de gran tamaño, ya que un 42% de las mismas posee un número de trabajadores superior a 50. Además, el crecimiento de los trabajadores desde el año 2013 hasta 2015, en un 37% de las empresas entrevistadas ha sido superior a un 25%, por lo que se concluye que el empleo va aumentando progresivamente con respecto a años anteriores.

Por otro lado, el eje Sevilla‐Cádiz protagoniza casi el 100% de las exportaciones del sector. En concreto, las empresas aeronáuticas ubicadas en Cádiz alcanzaron en 2015 una cifra de exportaciones de 449 millones de euros (el 30% de la región), lo que significa un incremento de las ventas de un 6% respecto al año anterior. De hecho, Cádiz aumentó un 158% la facturación exterior registrada en la última década, ya que en 2006 registró un negocio internacional de 174 millones.

Si se analiza la procedencia de los recursos materiales utilizados en los procesos productivos de las empresas aeronáuticas de la provincia (aluminio y acero en su mayoría), aproximadamente el 60% de las empresas que conforman el estudio afirman que lo adquieren a partir en empresas nacionales y en un porcentaje menor del 1% lo adquieren en la propia Bahía de Cadiz, aunque la cifra aumenta al 30% si se habla del resto de la provincia.

En general, se trata de empresas que tienen implantados sistemas de gestión para adaptarse a las especificaciones de normativas y homologaciones del sector aeronáutico, y con capacidad de producción en toda la cadena de fabricación.

Necesidades

El delegado del Gobierno ha explicado que el estudio revela que una de las principales necesidades expresadas por el sector es la apuesta por la formación para incorporar personal cualificado en ámbitos como la formación técnica y de procesos, seguido de softwares de gestión y por ultimo calidad y materiales compuestos. En cuanto a las especialidades profesionales más demandadas por las empresas entrevistadas, éstas son principalmente montadores y oficiales (53%), seguidos de cerca por ingenieros (47%) y técnicos (21%).

El sector también pone el acento en la innovación, que debe dar un salto cualitativo a pesar de que el 61% de las empresas gaditanas que han formado parte del estudio poseen una persona especializada en la gestión de la innovación y han realizado en los últimos tres años proyectos de I+D+i. Estos proyectos de innovación han supuesto para el 44% de las empresas la incorporación de nuevos diseños y producción o la creación de algún nuevo producto. Para avanzar en ese campo, las principales apuestas en innovación se centran en la introducción de nueva maquinaria, equipos, hardware y software, así como la aplicación de nuevos modelos de organización en el trabajo.

Otros de los puntos que se ha considerado de suma importancia es la necesidad de aumentar la colaboración entre las empresas del sector aeronáutico, así como con entidades, universidades y centros tecnológicos. Según el estudio, el 83% de las empresas había realizado alguna colaboración, aunque la mayoría de estas colaboraciones han sido con la Universidad y en mucho menor medida con empresas del sector.

Además de lo anterior, las empresas han apuntado la necesidad de mejorar cuestiones como la falta de financiación, la comercialización para evitar la dependencia de un cliente único, o la ampliación del suelo disponible.

Herramientas

Para dar respuesta a esas demandas y con las conclusiones de este estudio, “la Junta de Andalucía trabaja ya de la mano del sector para aprobar un plan de acción y una estrategia integral de inversiones que incluya no solo los fondos de la ITI, sino todos los fondos europeos disponibles para el nuevo marco de ayudas”, ha apuntado el delegado del Gobierno.

Entre las medidas que ya están en marcha destaca la construcción en Puerto Real del nuevo Centro de Fabricación Avanzada, un espacio de encuentro de empresas industriales e investigadores en el que se desarrollarán proyectos en colaboración que permitirían transferir, de una manera directa a las empresas, los resultados de investigación y de desarrollos tecnológicos avanzados, para obtener productos y procesos industriales de alto valor añadido. De hecho, las empresas que han participado en el estudio han expuesto en su totalidad su apuesta por este proyecto y han mostrado su interés en participar en las actuaciones que promueva.

López Gil ha añadido que la estrategia de inversiones en este sector productivo también incluye medidas ya como la ampliación de los suelos productivos vinculados a la aeronáutica y la oferta de espacios, la captación de inversiones, la formación específica y avanzada y la implantación de nuevos proyectos de gestión integrada de procesos con los mismos indicadores con los que ya trabajan las

Compartir con: