El consejero de Empleo, en un momento de la comisión parlamentaria.

El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, ha recordado en comisión parlamentaria que ya están operativos seis de los nueve centros que conforman la red autonómica de espacios formativos para el empleo, concretamente los de Viator (Almería), Linares (Jaén), Montilla y Lucena (Córdoba), y los centros conocidos como Cartuja (Granada) y Rafael Salinas (Málaga). Asimismo, explicó que que se está trabajando para reabrir los tres restantes, concretamente Algeciras y Jerez (Cádiz), y el centro Guadalquivir (Sevilla), con el propósito de impartir, también allí, “acciones formativas relacionadas con sectores productivos clave para el desarrollo económico en su territorio, garantizándose con ello el derecho de los ciudadanos a cualificarse adecuadamente”, señaló Carnero.

En este sentido, el máximo responsable de la Consejería con competencias en esta materia detalló, centro a centro, cómo se han distribuido las 49 acciones formativas realizadas en los últimos dos años por parte de 617 alumnos.


Así, en Montilla, durante 2017 han sido unos 75 los alumnos que se han beneficiado de las cinco acciones formativas ejecutadas en sectores como la atención sociosanitaria, soldadura o fabricación mecánica, mientras que para 2018 se ha previsto duplicar el número de éstas y su diversidad temática, ya que por ejemplo se han aprobado acciones sobre gestión contable, montaje y mantenimiento de sistemas domóticos e inmóticos, informática y fontanería. Cada una de ellas contará con alrededor de quince alumnos.

Javier Carnero recordó que el caso del otro centro cordobés, Lucena, es “similar” al de Montilla, pues partiéndose en 2017 de cinco cursos para unos 75 alumnos, casi se va a duplicar el número en 2018, llegándose a nueve acciones para unas quince personas, cada una: entre otras, marketing y compraventa internacional, jardinería y viveros, creación y publicación de páginas web o atención sociosanitaria a domicilio.

Por lo que respecta al centro de Cartuja, en Granada, el consejero explicó que de las diez acciones formativas llevadas a efecto en 2017 -con unos 150 alumnos- va a pasarse en 2018 a un total de 37, entre las que se encuentran especialidades como la interpretación y educación ambiental, ensayos físicos o físico-químicos, ensayos microbiológicos, gestión administrativa o recursos humanos.

Javier Carnero también ofreció los datos correspondientes al centro Rafael Salinas, de Málaga, donde en 2017 hubo 90 alumnos que se beneficiaron de seis acciones, como actividades administrativas en relación con el cliente, grabación y tratamiento de datos y documentos, instalación y mantenimiento de zonas verdes y jardinería o mantenimiento y montaje de instalaciones eléctricas de baja tensión. Para 2018 se ha previsto multiplicar por dos el número de acciones programadas, incluyendo novedades como trabajos de carpintería y mueble, sistemas microinformáticos o soldadura TIG; en consecuencia, se espera que el número de alumnos formados crezca proporcionalmente.

Finalmente, el consejero aportó información sobre los centros de Linares y Viator. En relación a este último, recordó que no sólo no se encuentra cerrado -como se ha llegado a afirmar-, sino que se imparten por la mañana ciclos de formación profesional organizados por la Consejería de Educación, mientras que para el turno de tarde ya se han organizado acciones de formación para el empleo, y además para 2018 se han aprobado cinco destinadas a unos setenta alumnos en total. Montaje y mantenimiento de instalaciones de climatización y ventilación-extracción, montaje y mantenimiento de instalaciones solares térmicas y actividades auxiliares de almacén son algunas de ellas. Por lo que respecta a Linares, se ha impartido una acción en 2017, de la que se han beneficiado quince personas. Carnero aseguró que ya “se está ultimando la programación de 2018”, y se espera que esté ultimada próximamente.

El máximo responsable de Empleo, Empresa y Comercio también aclaró que el centro de San José de la Rinconada (Sevilla) “no es de titularidad de la Consejería”, y por tanto “una vez concluidas las acciones formativas para las que fue puesto a disposición de la Consejería, revertió a su titular”, en este caso, el Ayuntamiento de La Rinconada.

Javier Carnero terminó su comparecencia explicando que de los datos expuestos se deduce que “en ningún momento se ha producido el desmantelamiento de ningún centro, ni se ha hecho un mal uso de un bien público”, y sentenciando que “el Gobierno andaluz tiene como objetivo principal el empleo, y lo hacemos -añadió- contribuyendo e impulsando los cambios necesarios que hagan posible una mejor adaptabilidad de los trabajadores al mercado de trabajo: un mercado de trabajo que, gracias a la reforma laboral del PP, está maltrecho”.

Compartir con: