La Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil (LINCECI), ha donado dos coches eléctricos para los menores ingresados en Pediatría del Hospital Universitario Puerta del Mar. El objetivo de esta iniciativa es que los más pequeños tengan un momento más amable bien a la hora de acudir a una prueba médica o al quirófano, entre otros, convirtiéndolo en un juego para los niños y que resulta más tranquilizador para los padres.

LINCECI es una asociación que ayuda  a niños con cáncer infantil y que principalmente se centra en tres aspectos, infancia, cáncer y  pobreza, ofreciendo a las familias diferentes recursos como hospedaje, gestiones y trámites, cuidados paliativos y apoyo psicológico, entre otros.

Actualmente ha hecho ya acciones en  Madrid (Hospital Ramón y Cajal) y el País Vasco( Universitario San Sebastián y Txagorritxu Vitoria), y tiene acciones previstas en  Madrid y Zaragoza.

Desde el Hospital Puerta del Mar se quiere agradecer públicamente la donación recibida, que ayudará a que los más pequeños estén tranquilos, combatiendo así el estrés y la ansiedad que se pueden generar durante una estancia hospitalaria.