La propuesta sobre la elaboración del bono social alternativo avanza con cada sesión de trabajo. Las dos últimas, celebrada en la Casa de Iboeroamérica en la tarde de ayer martes, abordaron los criterios básicos que deben regir a la hora de aplicar este bono.

Así, en la sesión de trabajo, se propuso como requisito principal para acceder al bono social la renta familiar, es decir, los ingresos recibidos en relación al número de habitantes en la vivienda. Los cuatro grupos de trabajo formados, “hicieron énfasis en que éste sea el requisito prioritario”. Un requisito que pese a su importancia, actualmente, no se contempla en el único bono social que existe en España y que sólo está disponible en las cinco comercializadores de electricidad de referencia.


Otros criterios ligados a este primero, los grupos de trabajo establecieron como criterios a tener en cuenta el estado de la vivienda, la situación de vulnerabilidad de la familia y el consumo energético.

La próxima reunión de la Mesa de Pobreza Energética, que será ya la cuarta, se reunirá el próximo martes, 19 de enero a las 16.30 horas en la Casa de Iberoamérica, y en ella se recoger las propuestas sobre cómo quieren las organizaciones que sea el bono social alternativo.

Hay que recordar que la constitución de la Mesa de Pobreza Energética responde al cumplimiento del acuerdo plenario del mes de octubre en el que se aprobó la creación del Bono Social Alternativo y Mesa de Pobreza Energética abierta con participación de ciudadanía y organizaciones para su diseño.

Hasta el momento han participado en las diferentes sesiones

Compartir con: