La publicación este lunes en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de la licitación para la adjudicación del contrato de obras del proyecto de rehabilitación del antiguo Palacio de Justicia de la plaza de San José para acoger la Escuela Permanente de Adultos ‘María Zambrano’, supone un nuevo paso para hacer realidad un proyecto en el que el equipo de gobierno viene trabajando desde el primer día.


No en vano, el gobierno local decidió incluir el proyecto en los primeros presupuestos participativos que puso en marcha, consiguiendo la máxima puntuación con los votos de la ciudadanía, y supone una de las inversiones más importantes de todas las planteadas, con un presupuesto de licitación que alcanza los 769.668,94 euros, contando con una partida específica en los presupuestos municipales aprobados en 2016, con el apoyo de Ciudadanos.

Ahora se abre el plazo administrativo para la concurrencia de las empresas a unas obras que vendrán a solventar definitivamente las numerosas carencias que presenta la escuela de adultos y hacer del nuevo Ceper “un centro referente dentro de las escuelas de adultos en pleno centro de la ciudad, en el edificio ocupado con anterioridad por los Juzgados de San Fernando en la plaza de San José”, asegura la delegada del área de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez.

Tal y como recuerda Márquez, fue en 1990 cuando se inauguró la primera sede propia en la calle San Bruno para dar respuesta a las necesidades formativas de la población adulta en lo que se refiere a Alfabetización y también en la obtención de titulaciones de Estudios Primarios (antiguo Graduado Escolar). Siete años después, harían uso de un segundo edificio en la ‘Casa Colorá’, dividiendo a profesores y a los casi 1.400 alumnos y alumnas en dos zonas separadas de la ciudad.

“Llevan décadas esperando un centro acondicionado y adecuado a sus necesidades. Supone una reivindicación histórica de alumnado y profesorado, ya que las condiciones en las que trabajan no son las más favorables, con alumnos y profesores separados en dos zonas alejadas de la ciudad, lo que les hace perder tiempo y recursos, asistiendo a unas aulas sin climatización, llegando incluso una de ellas a haber estado precintada por Salud debido a filtraciones de aguas fecales. Tenemos que apoyar a un colectivo que, pese a estas adversidades, son referentes por sus excepcionales calificaciones, por encima de la media provincial”, asegura Márquez.

Por eso, se trata de un centro “muy esperado” tanto para la casi veintena de profesores que imparten sus clases como para el alumnado que acude, ya que “podrán desarrollar e incluso incrementar sus programas educativos, en un edificio que cumple la normativa actual, incluso la que no es de obligado cumplimiento y que desde el Ayuntamiento hemos querido incluir y adelantar para garantizar la máxima comodidad y seguridad a usuarias y usuarios”. Se refiere Márquez a la climatización del edificio, una actuación que no es obligatoria para este tipo de centros “pero que hemos decidido incluir en el proyecto para hacer del nuevo Ceper ‘María Zambrano’ un centro avanzado dentro de las escuelas de adultos que reúna las mejoras condiciones para dar el mejor soporte a la formación que allí se imparte”.

Así, con un presupuesto que supera los 769.000 euros, el proyecto contempla una “profunda” rehabilitación del antiguo edificio que ocupaban los Juzgados y se ha realizado contando con las opiniones y sugerencias del profesorado y alumnado, incluyéndolas en el proyecto realizado por el área de Desarrollo Urbano. Se eliminarán de esta forma todas las barreras arquitectónica que presentaba un edificio de esta antigüedad, suprimiendo la actual escalera principal y el ascensor para configurar “unos espacios de circulación que tendrán los anchos adecuados para que todos y todas puedan acceder y hacer uso de este espacio en condiciones de igualdad; contando además con iluminación natural y con aulas que tendrán ventanas directas a calle y plaza, entre otras actuaciones”.

Asimismo, el nuevo edificio rehabilitado contará con aulas de Informática, Confección, Cocina, Multiusos, Sala Polivalente para la celebración de actos y actividades formativas, una zona para Administración y también espacios configurados para punto de encuentro y trabajo entre el profesorado y el alumnado. Además, se adecuará también un espacio para la Asociación de Alumnos ‘Marzam’, “cumpliendo con ello todas las necesidades que se nos ha ido trasladando desde el colectivo”, concluye Márquez.

Compartir con: