Redacción.- El pasado 27 de enero la familia de Micaela compuesta por 7 miembros, 3 de ellos menores, fue desahuciada en nuestra ciudad. A pesar de que desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la Oficina de Intermediación sobre Desahucios se movilizaron todos los recursos disponibles, no se consiguió evitar el desalojo encontrando una alternativa habitacional digna. Desde la Concejalía de Bienestar Social se ha dado una solución temporal alojándolos en la Casa de Acogida mientras se consigue alquilar una vivienda digna acorde a las condiciones económicas de esta familia.

Hay que resaltar la intensa búsqueda que esta familia, acompañada por miembros de la PAH y la OID, ha realizado para encontrar una vivienda de alquiler. Se ha tenido contacto con diversidad de propietarios particulares e inmobiliarias con las que las propias trabajadoras de la OID han contactado para explicar la ayuda de alquiler municipal que la familia tendría derecho a percibir en el momento que consiguiera una vivienda para alquilar y que, por tanto, se podría garantizar el pago. “En este sentido, vemos con impotencia y frustración cómo familias como esta son estigmatizadas de antemano por no tener recursos ni trabajo y por ser considerada “extranjera” con connotaciones racistas que siguen perviviendo. A esto se le une la desconfianza que impera ante personas que reciben estas ayudas sociales por la falta de compromiso del Ayuntamiento en la puntualidad de los pagos mensuales de las ayudas”, aseguran.


El desahucio, que se producía por alquiler particular, estaba programado a las 10 de mañana. La familia llegó a las dependencias de Bienestar Social y a la Oficina de Intermediación sobre desahucios a las 8:30h cuando se empezaron a hacer las últimas gestiones de búsqueda de vivienda sin éxito. A la hora indicada miembros de la PAH y las trabajadoras de la OID se trasladaron a la vivienda para acompañar a la familia a llevar sus enseres al albergue municipal.

Desde la PAH El Puerto denuncian la falta de sensibilidad y la deshumanización a las que están sometiendo los desahucios, que en su gran mayoría son derivados del desempleo que condena constantemente a las familias a permanecer desposeídas de los recursos más básicos para preservar una vida digna. También exigimos un compromiso de la Corporación Municipal al completo con esta problemática acuciante y alarmante en nuestra ciudad. No podemos permitir más desahucios cuando vemos las numerosas viviendas vacías que los bancos tienen en su poder. Ni casas sin gente, ni gente sin casa.

Compartir con: