caceroladaLa cuarta asamblea vecinal, organizada por la Plataforma Río San Pedro, ha acordado la próxima acción a realizar con motivo de su protesta por el tendido de alta tensión que transcurre por la barriada. Así, el próximo jueves 8 de octubre, a las 18, 30 horas, cientos de vecinos se congregarán alrededor del colegio público de educación primaria “Río San Pedro”, para formar una cadena humana como medio de reivindicación por la retirada de unos cables que, según Endesa, transportan 220.000 kilovoltios y pasan a escasos metros de las cabezas de los menores.

“Cada vez son más los casos de enfermedades raras o atípicas, según los médicos, que aparecen en el barrio y esos cables tienen mucho que ver. Lo que ha hecho el gobierno central con el beneplácito de Endesa no tiene nombre. Siguen jugando con nuestras vidas. Estamos pagando el cáncer a plazos porque les da la gana a unos egoístas e insolidarios accionistas y a unos políticos que sólo miran por sus intereses”, argumentan desde una plataforma que ya ha tramitado una solicitud para reunirse con el delegado del gobierno en Cádiz para tratar el asunto.


Así mismo, la plataforma vecinal apoya  la reivindicación de la instalación de pantallas antisonido en el nuevo puente a su paso por la barriada “ya que el aumento del tráfico no deja descansar a los vecinos más próximos que tienen que convivir con el sobresalto continuo del sonido producido por el transcurrir de los vehículos al atravesar las juntas de expansión del puente”.

Los vecinos, que continúan recogiendo numerosas firmas de apoyo, consideran que el Ministerio de Fomento ha tratado al Río San Pedro con el máximo desprecio, ya que incluso antes de comenzar las obras, varias instituciones hablaban de “compensar” al barrio por las obras “y al final todo ha quedado en una mentira”, según opinan los miembros de la plataforma. “Estirar los cables no sirve para nada, incluso dudamos de que el gálibo de seguridad a su paso sobre el puente cumpla las normas de seguridad. Para el gobierno central la publicidad de un puente vale más que la vida de los que en este barrio enferman a causa de un tendido eléctrico que ellos han podido soterrar o desviar y que no han querido hacerlo”, apuntaron indignados los vecinos quiénes han comenzado a lucir unas camisetas reivindicativas en su lucha contra los campos electromagnéticos en el barrio.

Compartir con: